La polémica por el intento de derribo de una vivienda unifamiliar en Almázcara (perteneciente al municipio de Congosto) sigue abierta y sin avances tangibles que hayan permitido la legalización efectiva. Desde el Pleno del pasado 2 de mayo incluso con una resolución ulterior de la consejería de Fomento que daba pie a la legalización del inmueble y una licencia provisional por acto presunto (silencio administrativo), el Ayuntamiento ha vuelto a pedir más informes haciendo caso omiso, denuncia la propietaria del inmueble Rosana Balboa, de la petición de paralización que habían acordado los ediles de la Corporación.

Aquel Pleno fue uno de los aspectos clave por su simbolismo, ya que siete de los nueve concejales dejaron constancia de su voto particular contrario a la demolición; pero también por la conclusión final, pidiendo al abogado que enviase un escrito al Juzgado explicando lo que sucedió en el plenario y la paralización del derribo en tanto en cuanto se legalizara la vivienda.

El alcalde llegó a manifestar que aquella petición se enviaría al día siguiente, independientemente del sentido del voto de la jueza, que podía o no tenerla en cuenta. Pero Balboa ha reprochado que nunca llegó a solicitar la paralización de la demolición. “El alcalde no envió nada al Juzgado”, incluso, cinco días después de la sesión, el 7 de mayo, “mandó las palas a mi casa”, aunque finalmente no llegó a ejecutarse desde el momento en que la Guardia Civil constató la presencia de personas en el interior.

En esta cronología de hechos, un día después del intento fallido de derribo la propietaria recibió la confirmación de autorización de uso del suelo firmada por el consejero de Fomento. Sin embargo, aquello no fue suficiente por cuanto el Ayuntamiento solicitó nuevos informes al Consejo Comarcal “que son positivos otra vez”, remarcó Balboa.

En este momento la situación es que la propietaria sigue a la espera de la licencia, recuerda incluso que “tienen tres meses para concederla”, y que el uso de suelo lo reconoce el consejero desde diciembre de 2016 así como la licencia, por silencio administrativo desde 2017.

El Ayuntamiento dice que no hubo acuerdo pidiendo la demolición, pero el acta sí recoge que se pediría la suspensión

Pero la polémica no acaba ahí por cuanto el pasado mes “le dicen a la jueza que no se llegó a ningún acuerdo en el Pleno y que no tengo ninguna autorización de uso de suelo”.

El pasado mes de julio el Ayuntamiento envió un escrito al Juzgado, en respuesta a la petición de documentación que se le solicitó, asegurando que no existe resolución de uso provisional en suelo urbano no consolidado, así como afirma tajantemente que el Pleno del Ayuntamiento del 2 de mayo en sesión extraordinaria no adoptó ningún acuerdo para la paralización de la orden de demolición.

Sin embargo, independientemente de que no revista la forma de acuerdo el acta enviada adjunta al Juzgado recoge, literalmente, que “terminadas las manifestaciones, el Sr. Alcalde expone que hablará con el abogado, que actualmente lleva el procedimiento de ejecución, para que en nombre del Ayuntamiento de Congosto, remita al Juzgado de los Contencioso-Administrativo Núm. 2 de León un escrito solicitando la suspensión de la demolición”, de acuerdo con el sentir de los siete ediles.

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.