Más de 500 personas disfrutaron del Belén viviente en Matachana durante los dos días de representación. La principal novedad de este año fue al cambio de ubicación, en “la casa de los maestros”, ya que el sitio de costumbre, detrás de la iglesia, no tenía disposición de gradas para el público que acude desde distintos puntos de la comarca. Esto obligó a adaptar el decorado y por lo tanto a modificar también el guión.

En la representación intervinieron medio centenar de actores bajo la dirección de Nicanor García Ordiz, que consiguieron arrancar una sonrisa a los asistentes con esta representación teatral de aproximadamente hora y media.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.