La comunidad educativa del CRA Valle del Boeza -que engloba las escuelas de Las Ventas de Albares, Albares de la Ribera, La Ribera de Folgoso y Folgoso de la Ribera- ha iniciado una campaña de apoyo por la educación en los núcleos rurales. A través de redes sociales y a partir de este momento con el inicio de la campaña de matriculación, que comienza este jueves día 21 de marzo, profesorado y las familias van de la mano para reivindicar su papel con una educación más cercana y directa y, a la vez, evitar el cierre de las escuelas rurales.

La realidad es que cada vez hay un número de alumnos menor, motivado por el descenso de población pero también por la situación laboral de padres y madres, que optan por trasladar a sus hijos a localidades donde tienen el trabajo.

Una situación que pone en jaque a la escuelas como las que están incluidas en el CRA Valle del Boeza, y en concreto la escuela de Las Ventas de Albares, que busca incrementar el número de alumnos que actualmente es de cuatro niños y quedaría en tres el próximo curso.

“Las familias se involucraron, nos mandan mensajes de apoyo porque están contentos”, reconoció la secretaria del CRA, Pamela Pedregal. Y la forma en que lo han transmitido ha sido a través de las redes sociales contando lo que les aporta la escuela rural.

“Somos pocos, conocemos perfectamente cada caso y cada familia y tenemos contacto con la gente del pueblo”, explicó. De hecho, los padres pueden entrar prácticamente hasta la puerta de clase o al organizar una actividad son las propias familias las que hacen uso de las instalaciones para participar de forma activa en la misma.

Ventajas que, enumeró la profesora de infantil, Itziar González, van más allá: “también para nosotros nos es más fácil hacer actividades y experimentarlas, en dos minutos estamos con los niños en el campo, o la tienda está aquí al lado por lo que todas las semanas vamos a comprar el almuerzo con los niños porque o tenemos aquí cerca, es una relación muy familiar”.

Actividades que permiten estar en contacto con la naturaleza sólo con salir del aula, o en el caso de La Ribera realizar alguna en la playa fluvial, plantación de árboles en el entorno con la asociación Tyto Alba. “Hay estudios que dicen que hay un déficit de naturaleza y ayuda al desarrollo y aprendizaje”, añadió la secretaria.

Estas razones, unida a la educación multinivel (en que los más pequeños aprenden con los mayores y los mayores asumen una responsabilidad mayor), con una ratio muy baja en clase que permite personalizar la atención, son los motivos que destaca la escuela rural para no desaparecer, sin renunciar a la calidad y con unas ventajas que no tienen los centros en núcleos más grandes.

La preocupación es el descenso de la natalidad y la migración de alumnos. Pero también destacan que hay familias de núcleos más grandes que apuestan por la escuela rural, que incluso se desplazan 10 kilómetros en busca de un modelo diferente. “Queremos atraer a familias que vivan cerca, que vean estas ventajas de la escuela rural que no puedan tener en su municipio”, concluyen.

colegio la ribera

colegio la ribera

colegio la ribera

colegio la ribera

colegio la ribera

colegio la ribera

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.