La pequeña localidad de San Facundo, uno de los pueblos más bonitos de Castilla y León, y a escasos minutos de Bembibre, bien comunicado con la A6, es ya en un importante enclave turístico que no deja de recibir visitantes a lo largo del año. A pesar de su escaso número de habitantes (20 con los 2 que se han sumado este último año), es capaz de congregar a cerca de 500 personas en el II Encuentro Gastronómico de la Trucha, que además viene precedido de toda una semana cultural.

El Encuentro Gastronómico, que dobló en número de comensales a la primera edición, tuvo como mantenedor al teniente general del Ejército del Aire y comandante de la OTAN, Rubén García Servet, que después de recordar cuando iba a pescar truchas con su padre en el río Boeza, hizo una advertencia sobre lo que puede suponer el turismo masivo y descontrolado, y abogó por un turismo sostenible y de calidad para el Bierzo y más concretamente para San Facundo.

Ricardo Vila agradeció su presencia a todos los asistentes, entre los que se encontraban el alcalde del municipio Gabriel Folgado, la alcaldesa de Bembibre Silvia Cao, y el presidente del Consejo Comarcal del Bierzo Gerardo Álvarez Courel, entre otros regidores de la comarca, medios de comunicación, gente de la cultura, etc.

Vila hizo entrega al mantenedor de una réplica en bronce, de la estatua que el conocido escultor villafranquino Arturo Nogueira, también presente en el acto, realizó con motivo de las primeras Jornadas Gastronómicas de la Trucha y que ya es un símbolo de la localidad. Un galardón que recibió también el Rey de España Felipe VI, en su visita a FITUR el pasado mes de enero.

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.