Se habla cada poco, y las opiniones suelen ser opuestas: los amantes de los videojuegos suelen decir que los videojuegos violentos no afectan al comportamiento y los demás que los videojuegos violentos generan violencia.

Y seguramente, como en tantas cosas, la verdad esté más cerca del término medio y no creo que hagan bien ni los de un extremo ni los de otro en no tratar de acercar posturas para con ello hacer las cosas mejor.

Una persona equilibrada mentalmente sabrá separar perfectamente la ficción del videojuego de la realidad, y no habrá problema, pero ¿Qué hay de personas más fácilmente manipulables psicológicamente, como se suele estar en la adolescencia y no digamos en la niñez?

En España la clasificación PEGI (Pan European Game Information), que nos da idea de la edad recomendada para un videojuego, no es más que una sugerencia que en muchos casos se pasa por alto (y lo mismo pasa con la calificación por edades de las películas)… pero que se debería tomar más en serio, aunque solo sea por si acaso.

Videojuegos superventas como la saga "Call of duty" tienen violencia pero en cierto modo está justificada ya que son videojuegos basados en una guerra, y al menos nos sitúan en un escenario en que nos tenemos que defender del enemigo o derrotarlo por el bien general.

Supongo que hay que tener cierto cuidado ya con videojuegos así, pero es que los hay que directamente banalizan totalmente la violencia, como la saga GTA (Grand Theft Auto), que para colmo vende aún más que la anterior.

En GTA somos un delincuente y nuestras misiones son tales como ir a masacrar una discoteca o enterrar vivo a fulanito en hormigón. A mí me entretuvo uno un tiempo porque entretiene poder hacer casi lo que te da la gana en sus inmensos mundos abiertos… y yo no como carne por no hacer daño así que como para pensar en matar a personas, pero ¿Qué mensaje manda un videojuego así a un niño o adolescente inestable?

Está claro que no es tan malo como algunos lo pintan, pues por ejemplo el GTA V anda por los cien millones de ventas mundiales y sin duda la mayoría de sus usuarios son personas normales; pero ¿Es tan inocente como se defiende desde el sector de los videojuegos?

Llego ya al cine enlazando con lo anterior… porque del cine no se habla tanto en ese sentido de provocar violencia pero en éste sí hay casos constatados de que efectivamente puede inspirarla o inducirla. Entonces, si un visionado de una película de hora y pico puede generar violencia ¿Se puede asegurar que un videojuego que nos hace aún más partícipes de ésta y que lo hace por decenas de horas, no pueda inducirla o inspirarla?

Recordemos el caso de la película "La naranja mecánica". A mí simplemente me repugnó, pero en su momento a unos cuantos energúmenos los inspiró y se produjeron numerosos crímenes claramente inspirados en la película, hasta el punto de que su propio director (Stanley Kubrick, por lo demás un genio) pidió que se dejara de exhibir ya que estaba provocando el efecto contrario al que buscaba con su reflexión sobre la violencia y hasta su familia se vio amenazada… y es que la película probablemente no deja lo bastante claro que la violencia que refleja es repudiable.

En 1971 una película con tanta violencia no era habitual, pero la violencia ha ido in crescendo en el cine y hay muchas películas que también banalizan la violencia, el consumo de drogas o el sexo mal entendido... y cabe preguntarse si tenemos que volver a buscar el término medio entre lo que es libertad de expresión y lo que es aceptable mostrar en un producto audiovisual que va a ser consumido también por personas psicológicamente influenciables.

Tomás Vega Moralejo

 

 

 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.