Ruy Vega nació en Ponferrada, en el seno de una familia estrechamente relacionada con la literatura, por lo que no es extraño que ya desde muy joven sintiera vocación por la escritura. Ingeniero de profesión, colabora habitualmente en medios de comunicación local y cuenta ya con dos novelas publicadas, “El proyecto Dream” y “La señal”, con las que ha obtenido excelentes críticas. Incluso se le ha llegado a comparar con los grandes escritores de ciencia ficción norteamericanos.

La provincia de León y el Bierzo en particular es una cantera inagotable de escritores. De aquí han salido poetas de la talla de Juan Carlos Mestre o Ester Folgueral, narradores como el maestro Antonio Pereira o Carlos Fidalgo, e incluso escritores que brillan tanto en poesía como en prosa, como Fermín López Costero, además de muchos otros. Pero escritores de ciencia ficción solo sabría nombrar a Ruy Vega.

La verdad es que estamos en una tierra en donde la literatura, en todas sus ramas, es realmente ferviente. La existencia de la ciencia ficción en la literatura local es un signo que definió muy bien en su día Valentín Carrera en una reseña precisamente de El Proyecto Dream, mi primera novela, y en la que indicaba que la presencia de la ciencia ficción es “un signo de madurez de nuestra tribu literaria”

Es evidente que en este género te desenvuelves como pez en el agua. ¿Pero no has pensado tocar también otros palos?

Sí y creo que tarde o temprano lo haré. Siempre creí que mi etapa en la ciencia ficción se cerraría con un tercer libro para luego pasar a otros géneros, pero ahora no estoy tan seguro. De lo que sí estoy convencido es de que en algún momento intentaré pelearme con otro tipo de tramas. Me llama especialmente la atención el terror, creo que es todo un reto poder escribir una novela de ese estilo. Tengo especial interés personal en intentarlo en algún momento.

Me ha llamado la atención, y creo que no soy al único, esa forma de construir las historias a través de artículos, reportajes, entrevistas o incluso mensajes de twitter o whatsapp. No cabe duda de que es un estilo original. ¿Pero es el estilo que empleas habitualmente cuando escribes, o surgió simplemente para estas dos novelas?

Es el estilo que ha surgido para estas dos novelas. Lo escrito anteriormente estaba en un formato, digamos, más tradicional. Una vez visto el resultado, creo que le ha dado sencillez de lectura y dinamismo a la trama sin perder profundidad en los personajes o la propia historia. Aún evolucionando el mismo, de momento seguiré sumergiéndome en este tipo de escritura.

En tus novelas consigues crear inquietud y tensión en el lector. Casi miedo al desenlace, que obliga a seguir leyendo esperando encontrar un giro en los acontecimientos. ¿Cuánto del género de terror tiene la ciencia ficción?

Mucho. Normalmente son dos géneros que muchos los consideran independientes, pero son perfectamente compatibles. Muchas de las grandes historias de ciencia ficción son terror. La ciencia ficción ha explorado nuestros miedos de una manera profunda, basándose en historias que nos transportan a lo más primitivo del ser humano.

Ingeniero y escritor. Dos lados opuestos, la cara y la cruz, pero de la misma moneda. ¿Tu formación y tu actividad profesional como ingeniero, te han ayudado a construir esos mundos ficticios en los que se desarrollan “El proyecto Dream” y “La Señal”? ¿Qué lado es más fuerte, el de ingeniero o el de escritor?

Ser ingeniero te ayuda en ciertos momentos a colocar las raíces y asentar la base técnica de la trama, de dotarla de cierto realismo. Son dos universos compatibles de los que no quisiera desprenderme nunca y que se pueden engranar perfectamente.

¿Crees que alguna de estas dos historias podría llegar a convertirse en realidad? O sino al menos en el cine. Eso seguro que sí te gustaría.

Sin duda que me gustaría, pero es algo realmente complejo. Es curioso que con mi última novela, La Señal, no son pocos los que me han animado a intentar construir un guión basado en la novela, pero la verdad es que hoy en día lo veo muy lejano. Sobre si se pueden convertir o no en realidad… bueno, ambas tienen una base científica sólida, por lo que a pesar de que se trata de ciencia ficción en estado puro, hay un poso real que no las hace descartables.

“El proyecto Dream” trata sobre una nave que regresa a la tierra con unas muestras recogidas del agua encontrada en uno de los satélites de Júpiter. Pero la repentina muerte de uno de los científicos que analiza esas muestras, hace que se desencadene una situación de emergencia a nivel mundial, ante la propagación de un virus mortal. En este libro planteas una pregunta abierta ¿Hasta dónde llegan los límites de la investigación científica? Como ingeniero ¿Dónde crees tú que están esos límites?

La investigación es necesaria. La evolución del ser humano debe ir acompañada del desarrollo de su conocimiento, solo así podremos superar las barreras que hoy en día tenemos. De lo que sí estoy convencido es de que debemos poner ciertas reglas al desarrollo. No podemos jugar a ser dioses, debemos ser cautos en ciertos aspectos, sobre todo ante aquellos en los que cualquier error puede resultar fatal.

“La señal” tiene como punto de partida un hecho real, la recepción de una señal fuera de lo normal procedente del espacio exterior. A partir de ahí surgen también un gran número de preguntas. La primera de ellas ¿deberíamos ser cautelosos a la hora de buscar otras civilizaciones extraterrestres?¿Cuál es tu opinión? ¿Merece la pena arriesgarse?

Decía Stephen Hawkins que en ningún caso debíamos establecer contacto con seres inteligentes por el gran riesgo que conllevaría para nosotros en caso de que estuvieran más avanzados. Históricamente la civilización más desarrollada fagocita a la menos avanzada. Dicho esto, para controlar tu entorno, como especie, debes conocer lo que te rodea y ello, sin duda, implica saber o no de su existencia. Debemos buscarles, otra cosa es, una vez encontrados, si es que eso se produce alguna vez, si debemos entrar en contacto. Tengo mis dudas, la verdad.

Antes de finalizar la entrevista tengo que hacerte un par de preguntas que son obligadas. ¿Cómo ves ahora mismo el panorama literario berciano?, y ¿está ya en marcha el nuevo libro?, ¿será también de ciencia ficción?

La literatura berciana está en un excelente momento, con bastantes publicaciones anuales y con escritores de auténtico talento. Por otro lado, otro tipo de iniciativas, clubes de lectura o clubes como el Club Petronio, con escritores de talento como Manuel Morales, Raquel Villanueva, Elisa Vázquez y Pedro Villanueva y al que tengo la suerte de pertenecer, están dando un empuje a las letras bercianas hasta donde deben estar, que es en la boca de todos nosotros.

Sí, estoy con un nuevo libro. Creo que publique o no escribir es algo que haré siempre y, una vez acabado uno ya estoy pensando en el siguiente. Todavía le quedan muchas horas. Tendrá un formato parecido a los anteriores aunque evolucionado y, al igual que el resto, estará basado en un hecho real del que parte una historia de ciencia ficción.

Muchas gracias Ruy. Estaremos pendientes de ese nuevo libro, al que le auguramos al menos el mismo éxito de los anteriores.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.