El Atlético Bembibre dejó escapar una vez más los puntos del Patarita, y ya van tres jornadas sin poder darle una alegría a su público. Los de Felipe consiguen hacer grandes partidos fuera de casa, pero en su propia cancha no terminan de entonarse. Incluso hoy, cuando parecía que el encuentro estaba bien encarrilado, dos errores de bulto tiraron por la borda todo el trabajo que se había hecho.

Los bercianos salieron muy serios, con Galle distribuyendo juego desde atrás y tratando de mover el balón para buscar espacios ante la buena colocación de El Espinar en defensa. Pero en la primera jugada de contraataque de los segovianos, llevando el balón de lado a lado como mandan los cánones, consiguieron ponerse con ventaja. Aurelio, que entró desde el banquillo para darle más ímpetu al ataque rojiblanco, volvió a poner las tablas en el marcador.

A menos de dos minutos para el descanso, después de haber salvado varias ocasiones de los locales, El espinar conseguía colocarse de nuevo por delante. Parecía que con el resultado de 1-2 iban a marchar los jugadores al vestuario, pero la reacción del Atlético Bembibre no se hizo esperar. Aumentaron la presión y después de dos robos de balón, uno en ataque y otro en defensa, consiguieron darle la vuelta al marcador en apenas treinta segundos, con goles de Iván Durán y Galle.

Los bercianos habían hecho lo más difícil. Mandaban ahora en el marcador y parecía que en cualquier momento podrían aumentar la ventaja, pero llegaron los errores. El Espinar supo aprovechar los fallos del Bembibre, tanto en ataque, donde no estuvieron finos a la hora de finalizar, como en defensa, para darle la vuelta al partido. Además el colegiado sancionó con penalti una mano dentro del área, que paró Marcos en primera instancia, pero el magnífico portero bembibrense no pudo evitar que el rechace se transformara en el 3-6.

Tras el lanzamiento uno de los colegiados mostró cartulina amarilla al número 6 de El Espinar por desconsideración hacia el meta bembibrense, y se originó una pequeña tangana que finalizó el otro colegiado mostrando más tarjetas amarillas. Tanto los jugadores como el público pudieron observar como al número 6 veía otra de esas tarjetas, pero incomprensiblemente los árbitros decidieron no expulsarle, contabilizando una sola de las dos tarjetas que le habían mostrado. Quien sí tomó el camino de los vestuarios fue Felipe, el técnico rojiblanco, al reclamar insistentemente esa expulsión.

Quedaba mucho tiempo, pero los rojiblancos ya estaban desquiciados y no consiguieron serenar los nervios. Además el portero visitante también estuvo acertado en las jugadas que habrían podido meter de nuevo al Bembibre en el partido. Incluso en la recta final, cuando tuvieron la oportunidad de jugar un cuatro para tres, lo hicieron con desorden y sin ninguna convicción, finalizando el encuentro con el resultado final de 3-6.

El equipo infantil de categoría regional fue la cara de la jornada, evidenciando una clara mejoría según avanza la competición, a la que parece que le van cogiendo poco a poco el pulso. Los jóvenes rojiblancos vencieron a El Espinar con un claro marcador de 6-2.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.