Pese a la derrota, no se puede, o al menos no se debe, criticar la imagen de la escuadra del Bierzo Alto, que parecía haber perdido en los últimos choques ese renovado estilo de juego rápido, intenso y vistoso que lució en el arranque de la competición. Esta vez, como pedía Fran García en la previa, sus chicas recuperaron su ritmo alegre y fueron capaces de competir ante Lointek Gernika durante más de medio partido, aunque al final acabaron pagando el desgaste ante uno de los mejores equipos de la Liga Femenina y cedieron finalmente por un 68-58 que quizá es demasiado abultado para los merecimientos que hicieron ambos conjuntos.

Sin complejos, pese a la sensible baja de Ariel Edwards, las rojillas, que esta vez vistieron de azul cielo, fueron extremadamente competitivas, pero la corta rotación que se queda tras la lesión de la norteamericana lastró al equipo y lo condenó en un final al que las jugadoras bercianas llegaron extenuadas. Muchos minutos, casi cuarenta, acumularon Vega Gimeno y Brianna Banks, mientras que otras, concretamente las pívots, vieron mermada su participación al verse acuciadas por las faltas. La suerte tampoco estuvo del lado berciano, ya que varios tiros bien seleccionados, sobre todo en la recta final, se salieron prácticamente de la canasta.

Monty y Dragana Svitlica, las únicas interiores puras disponibles en el cuadro berciano, se cargaron pronto de faltas, aunque pareció que algunas de las personales que se les señalaron no lo fueron. Fue el mayor problema con el que hubieron de convivir las de Fran García, que llegaron al descanso con el marcador igualado. El mayor fondo de armario de Mario López, con opciones para recurrir prácticamente a dos quintetos, le permitió llegar al final con sus jugadoras más frescas para sentenciar un duelo que deja a las bembibrenses en mitad de una clasificación en la que muchos equipos quedan, antes del parón por compromisos internacionales, con un balance de 3-6, por detrás de ellas, que acumulan cuatro triunfos.

Bembibre resiste hasta el descanso

Pese a la derrota final, el inicio fue muy bueno por las bercianas, que lograron un parcial de 0-6 que obligó al técnico local a parar el duelo. Alargaron la racha hasta el 0-8 gracias a una bandeja de Stanacev, y las dos primeras canastas locales llegaron tras dos errores de las bembibrenses. De la mano de Amisha Carter, que acabaría con 17 tantos, las locales no tardaron mucho en igualar el resultado tras un tiro libre de Llorente. Las faltas empezaron a ser un problema para las del Bierzo Alto, que se quedaron pronto sin su capitana, que cometió la segunda a los pocos minutos de juego. Pese a esta sensible baja, las de Fran García se mantuvieron en el partido y apenas cedieron la iniciativa en el marcador. De hecho, al final de los primeros diez minutos llegaron con equilibrio en el luminoso (19-19) tras una canasta de Izaskun García prácticamente sobre la bocina.

Los problemas de personales se acentuaron cuando Svitilca cometió la tercera al comienzo del segundo cuarto. Pese a todos los inconvenientes, las bercianas no dieron su brazo a torcer y gracias a la aportación ofensiva de Vega Gimeno y Banks (anotaron 6 y 8 puntos respectivamente en este periodo) se mantuvieron arriba en el marcador. No obstante, las cosas se complicaron cuando Monty fue castigada con la tercera falta personal. Entonces, Fran García decidió renovar su apuesta y jugar sin interiores puras, con Gimeno e Itziar Germán en la pintura, y la apuesta no le salió mal del todo. Supliendo centímetros por garra, sus chicas mantuvieron la igualdad (36-36) al descanso.

El cansancio acaba con las opciones bercianas

Con el paso por el vestuario, García volvió a recurrir a su capitana y sus pupilas siguieron dando cara en defensa pese a no tener mucho acierto ante el aro gernikarra. Esta dinámica cambió tras un tiempo muerto del asturiano, pues sus chicas consiguieron reactivarse pese a los buenos minutos de Llorente, que anotaría 8 de sus 14 puntos en este tramo del choque. Una falta antideportiva que sólo los árbitros entendieron señalada a Gimeno empezó, ahora sí, a poner una distancia que parecería insalvable cuando el parcial llegó al 8-0. Sin embargo, Banks, que acabó el encuentro con 19 tantos, cerró el tercer acto con un triple que permitió a su equipo llegar con opciones al último cuarto (53-47).

Arrancó el último asalto sin Monty, que había cometido la cuarta falta, pero entró a los pocos segundos para recuperar presencia en la pintura, mientras Mario López decidía jugar con dos bases. Minutos complicados con la cuarta personal de Svitlica, pero un triple de Gimeno, que acabó con 15 puntos, mantuvo con vida (59-54) a su equipo en el ecuador de este periodo decisivo. Llegaron los últimos minutos y Banks, que había estado descansando, volvió a la pista con Svitlica, si bien las vascas ya habían adquirido una renta que sería definitiva cuando Asurmendi anotó un triple que puso la ventaja local en el doble dígito. Dos tiros libres de Svitlica pusieron el definitivo 68-58.

La ficha del partido:

LOINTEK GERNIKA BIZKAIA, 68 (19+17+17+15): Naiara Díez (-), María Asurmendi (13), María Pina (13), Yaiza Lázaro (-), Amisha Carter (17) -cinco inicial-; Isaskun García (6), Vicky Llorente (14), Gracia Alonso (-), Sandra Pirsic (2) y Laquinta Jefferson (3).
EMBUTIDOS PAJARIEL BEMBIBRE, 58 (19+17+11+11): Monty (2), Dragana Svitlica (8), Aleksandra Stanacev (4), Brianna Banks (19), Vega Gimeno (15) -cinco inicial-; Itziar Germán (5) y Ekaterina Fedorenkova (5).
Árbitros: Eva Areste Giralt y Alberto Baena Arroyo.

Fran García: “Hay que seguir trabajando”

Al final del encuentro, el técnico del Embutidos Pajariel Bembibre, Fran García, se mostró satisfecho del rendimiento de su equipo pese a derrota. “Recuperamos a la gente físicamente y estuvimos más frescas. Jugamos buen baloncesto hasta la mitad del tercer cuarto y estuvimos en el partido hasta los últimos cinco minutos”, explicó el técnico asturiano.

Pese a la buena imagen de su equipo, lamentó la limitación actual de una plantilla que se ve acortada con la lesión de Ariel Edwards: “No llega porque la gente llega al final cansada física y anímicamente. Hoy se nos llenaron de faltas Dragana y Monty, y tuvieron que jugar Itziar y Vega de 4. Hay que seguir trabajando y mirar adelante”, incidió el preparador gijonés, consciente de que “no pudimos llegar porque tenemos dos interiores. Esperemos disponer de toda la plantilla para el siguiente partido y que estén frescas. Hemos competido bien y jugado rápido. Tenemos que recuperar a la gente y volver con energía”, remachó.

Vega Gimeno: “Competimos hasta donde nos permitió la rotación”

También Vega Gimeno salió contenta de Maloste porque, dijo, “pese a ser la tercera derrota consecutiva, no tuvo nada que ver con las dos anteriores. Hemos sabido competir hasta donde nos permitió la rotación”, subrayó la valenciana, que coincidió con su entrenador en que “nos castigaron mucho las faltas de Dragana y Monty. Nos ha perjudicado porque hemos tenido que jugar Itziar y yo de pívots, cosa que no había sucedido y que nadie esperaba. Hemos sabido resolver situaciones y estoy orgullosa del trabajo del equipo”, especificó.

Pese a la derrota, aparte de por la buena imagen de su equipo, la alero rojilla está contenta porque la próxima semana se incorporará a la selección española que jugará en Finlandia el último encuentro de la fase de clasificación para el Europeo del próximo verano. “Viene en un buen momento porque estoy bien mental y físicamente”, declaró Gimeno, que cree que “servirá para ‘resetear’, para tener algo nuevo y frescura. Estoy ilusionada por estar allí por primera vez y encontrarme con amigas que también estarán. Con ganas de aportar”, apostilló.

De cara al siguiente compromiso liguero, el domingo 27 de noviembre en el Bembibre Arena ante Campus Promete, la valenciana opina que “va a ser muy importante. Contaremos con Ariel para tener más rotación en el juego interior. Lo afrontaremos como una final porque es el momento idóneo para reponernos”, concluyó.

Crónica: Dpto. Comunicación CB Bembibre
Foto: Comunicación Gernika

 

compramostucoche.es