La Devesa está siendo el salvavidas para los equipos que se encuentran en puestos de descenso. Lo fue para el Burgos Promesas y lo es ahora para el Mirandés B. Ambos se llevaron la victoria sin haber hecho méritos para ello, aprovechando las escasas oportunidades que se les presentaron ante un Atlético Bembibre superior en el juego pero romo en el remate.

Además, en esta ocasión el Bembibre tuvo también en contra la actuación arbitral. El colegiado vallisoletano Hernández Álvarez fue muy protestado por el público. Primero por consentir, sin sacar tarjetas, que el Mirandés cortara con continuas faltas los ataques bembibrenses, y de forma más insistente tras no señalar un penalti claro sobre Aleixo que pudo cambiar el signo del partido.

Los rojiblancos salieron muy motivados y no tardaron en hacerse con el control del juego, ejerciendo un dominio aplastante durante los primeros 45 minutos. Las llegadas al área eran constantes, pero el equipo adolecía del mismo problema que en otras ocasiones: la incapacidad para finalizar las jugadas. Un regate de más, un pase de más… hacían que las acometidas bercianas finalizaran la mayoría de las veces sin rematar a portería.

El dominio bembibrense pudo obtener sus frutos poco antes del descanso. Aleixo recibe un balón en profundidad y le gana la partida a su marcador, que parecía que llegaba con ventaja, quien le zancadillea dentro del área. Penalti claro que el colegiado, bien situado, prefirió no señalizar.

El descanso no sentó bien a los bercianos, que perdieron intensidad en el juego de ataque. Ya no les resultaba tan fácil llegar al área de Moussa, aunque tampoco pasaban problemas en defensa.

Transcurrió una hora de partido hasta que el Mirandés B consiguió llegar por primera vez con peligro al área, pero fue suficiente. Un desajuste defensivo facilitó la internada de los burgaleses por la banda izquierda con posterior centro hacia atrás al punto de penalti, donde se encontraba Mikel. El remate pega en el pecho de un jugador que desvía la trayectoria haciendo imposible la reacción de Ivanildo. Fue un gol muy protestado por los bembibrenses, al entender que el jugador al que le pegó el balón se encontraba en posición de fuera de juego.

Era un jarro de agua fría para los bercianos, que sin embargo no tardaron mucho en lanzarse al ataque para buscar el empate. Y el empate, que hacía justicia a los esfuerzos del Atlético Bembibre, terminó llegando en el minuto 83. Mateos, que había entrado sustituyendo a Rubén, recoge un rechace dentro del área y fusila a Moussa.

Aunque no quedaba mucho tiempo parecía que podría llegar incluso la remontada. Sin embargo no fue así. Al contrario. Un saque de esquina muy reclamado por Ivanildo, al entender que no había salido el balón, lo remató Asier de cabeza y el balón bombeado se termina colando por encima de Tano, que estaba defendiendo el primer palo.
El Bembibre sufría así una nueva derrota frente a un equipo al que había dominado, pero que supo aprovechar las dos únicas ocasiones de que dispuso.

Aún habría tiempo para que Aleixo volviera a batir a Moussa, pero el juez de línea levantó la bandera anulando el tanto por posición de fuera de juego.

Con este resultado el Bembibre sigue bajando puestos en la tabla, y ya se encuentra empatado junto a otros cinco equipos, con el último que ocupa puestos de descenso.

Atlético Bembibre: Ivanildo, Tano, Viti (Jose 87´), Espi, Willy, Yeison, Cueto, José Manuel (Óscar 61´), Aleixo, Dani Martínez y Rubén (Mateos 61´)

CD Mirandés B: Moussa, Unai Ranero, Ayuso, Asier, Andrés, Collado, Jonay (Iker 90´), Guille (Besga 87´), Álex (Ricardo 46´), Blas y Mikel

Árbitro: Hernández Álvarez, de Valladolid. Amarilla a Yeison por el Atlético Bembibre; y a Blas y Guille por el Mirandés B

Goles: 0-1 Mikel (60´); 1-1 Mateos (83´); 1-2 (Asier (86´)

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.