Los jugadores del Atlético Bembibre muestran las 5 victorias consecutivas con sus manos

El Atlético Bembibre sumó su quinta victoria consecutiva, que prácticamente le asegura la permanencia a pesar de los más que probables arrastres por los descensos de Segunda B, en una racha digna de equipo aspirante a la promoción. Y es que la evolución del joven conjunto rojiblanco, yendo de menos a más, ha sido espectacular, para salvar en la recta final una temporada difícil donde el objetivo, al que tampoco estaba acostumbrado el Atlético Bembibre, terminó siendo evitar el descenso.

Tenía el Atlético Bembibre un desplazamiento complicado, tanto por la lejanía, como por la necesidad del rival -el Uxama necesitaba ganar para alejarse de los puestos de descenso y tratar de evitar los de arrastre- como por las bajas del conjunto rojiblanco, con cuatro jugadores habituales del once inicial que no viajaron a Burgo de Osma: Espi, Willy, Dani Martínez y Cueto.

Comenzó el partido con un disparo cruzado de Juan Ángel que se marchó fuera por muy poco, al que respondió Aleixo tras una internada de Miguel Cabral, que tampoco tuvo consecuencias. Y en la siguiente acción de Miguel Cabral, esta vez dentro del área, es derribado por lo que el colegiado señala la pena máxima. Fue Aleixo el encargado de ejecutarla, pero Heredia consigue detener el lanzamiento.

El que perdona suele pagarlo, y eso es lo que estuvo a punto de suceder poco antes del descanso, cuando el colegiado decreta una nueva pena máxima, pero esta vez a favor de los locales. Sin embargo Guiller tampoco está afortunado y estrella el balón en el palo.

Gracias a la poca efectividad desde el punto de penalti, la segunda parte dio comienzo sin que se hubiera movido el marcador. Con el paso de los minutos los locales comienzan a estirarse en ataque, fruto de la necesidad, rondando con mayor frecuencia el área de Ivanildo. Esto lo aprovecha Jesús, que había entrado sustituyendo a Miguel Cabral, para ganar en velocidad a la defensa y posteriormente ponerle el esférico con precisión a Óscar, para que anote el que iba a ser el gol de la victoria.

Quedaba poco tiempo para el final y el tanto cayó como un jarro de agua fría sobre el equipo soriano que, aunque lo intentó, ya no consiguió poner en apuros a Ivanildo.

La próxima semana es el Ávila quien visita La Devesa. Un duelo clásico, entre dos equipos que habitualmente peleaban por los puestos de privilegio, y que este año servirá a ambos para certificar la permanencia después de una temporada agónica.

Hay que destacar también la presencia del jugador del equio juvenil Samu, al que hizo debutar Ministro en Tercera División pocos minutos antes del final.

Foto: Atlético Bembibre

 

 

 

compramostucoche.es