Después de cinco victorias consecutivas y una vez asegurada la categoría, el Atlético Bembibre cayó ante un Real Ávila que necesitaba los puntos para salvarse matemáticamente de los posibles arrastres de Segunda B. Ministro dio minutos a algunos jugadores menos habituales, como el portero Carlos o Aarón, que se estrenó esta temporada, y sacó las primeras conclusiones de cara al próximo curso. Unas conclusiones que seguirá ampliando en los dos partidos que aún le restan para finalizar la competición.

06

Antes de comenzar el partido, Felipe Trabajo, que fue galardonado con la insignia de oro de los veteranos del Atlético Bembibre, recibió una camiseta como recuerdo de manos del presidente Ricardo Vila, y realizó el saque de honor.

Aunque el técnico rojiblanco piensa que los jugadores deben salir siempre motivados, porque un jugador del Atlético Bembibre tiene que querer ganar siempre, lo cierto es que después de la tensión de las últimas jornadas y ya con el deber cumplido, es inevitable que se libere esa tensión y se produzca cierta relajación. Y eso se notó este domingo sobre el césped de La Devesa.

03

04

05

Se adelantó el Ávila con un gol de fortuna, o quizás sea más acertado decir “de mala fortuna” para el portero local, al que se le resbaló el balón a causa del agua cuando iba a sacar, dejándolo a los pies de Jesús, que remató a placer. Carlos reaccionó y consiguió desviar el disparo, pero no lo suficiente para evitar que se colara en la portería.

Cuando se cumplía la media hora de juego empató Jesús, tras una gran acción personal de Mateos, que cede Atrás sobre Aleixo, pero el remate sale desviado hacia el segundo palo, donde Jesús consigue tocar lo justo para enviar el balón a la red.

Con empate a un tanto se llegó al descanso. Momento en que se presentó a los jugadores de las secciones inferiores del Atlético Bembibre

10

La segunda parte comenzó con un nuevo gol del Real Ávila. Los atléticos no estuvieron finos en defensa y permitieron a Roa entrar con comodidad por el centro. El disparo cogió descolocado al meta bembibrense y la pelota se coló son suavidad junto al poste.

El partido parecía un correcalles, con los dos equipos llegando muy fácil a las áreas, aunque sin ninguna precisión. En una de esas llegadas, una preciosa combinación entre Óscar y Aleixo dentro del área, finalizó con el disparo de éste último para poner otra vez las tablas en el marcador.

Pudo sentenciar Miguel a pocos minutos del final en un mano a mano con Julen, pero el portero aguantó bien y consiguió detener el disparo. Y la réplica llegó a continuación. Ahora es Javi de Mesa quien encara a Carlos y es objeto de penalti. El lanzamiento lo transforma Isma en el gol de la victoria para los abulenses, que certificaban así también la permanencia.

La próxima semana toca visita a Miranda, donde los de Ministro se enfrentan a un equipo que agota las últimas opciones para evitar el descenso.

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.