El Atlético Bembibre viajaba a Burgos con la urgencia de conseguir un resultado positivo, ante un rival siempre difícil que este año se estaba mostrando además como el equipo revelación. El Bupolsa solo había sufrido una derrota en casa del líder, el Salmantino, y aspiraba a colarse entre los cuatro primeros, pero los bercianos consiguieron amargarles la tarde con dos goles de Óscar y Cubero, que servían para que el Atlético Bembibre lograra la segunda victoria de la temporada.

Los bercianos no salieron a especular y desde el primer momento intentaron llevar el peso del encuentro. Ministro le dio la oportunidad de jugar su primer partido como titular a Guerrero, para suplir la baja por sanción de Espi en el centro de la defensa, colocando a Rubén en el lateral izquierdo como ya hizo frente al Astorga, para adelantar a Tano ante la falta de efectivos en ataque por las lesiones de Marcos y Jesús.

Los burgaleses habían convertido San Amaro en un fortín -llevaban casi un año y 17 jornadas de liga sin perder en su campo- pero el Bembibre dio pronto muestras de que estaba dispuesto a romper esa racha. Casi siempre con disparos lejanos o jugadas a balón parado, que no encontraron la portería por muy poco. La ocasión más clara fue para José Manuel, al filo del descanso, en un mano a mano que no acertó a resolver. La nota negativa estuvo en la lesión de Rubén, que su sitio a Jose.

Al comienzo de la segunda mitad los atléticos encontraron el premio que estaban buscando con insistencia. Óscar, que hizo un gran partido, batió a Del Val por el palo largo después de una gran jugada personal en la que se había deshecho de cuantos le salieron al paso.

Con el gol los locales dieron un paso adelante mientras que los bercianos se echaban atrás para defender el resultado. Fueron los mejores minutos del Bupolsa, que pasó a dominar, y después de un primer aviso solventado por Omar logró empatar el encuentro con un disparo raso de Guti.

Dice Ministro que el fútbol es cuestión de detalles, y en muchas ocasiones así es. El Bembibre no estaba teniendo mucha suerte y los resultados no estaban siendo muy acordes con el juego que venía desarrollando, siempre por detalles, pero esta vez el conjunto rojiblanco sí supo aprovechar sus oportunidades. A nueve minutos para el final el colegiado señaló un penalti que Cubero transformó en el gol de la victoria. Un resultado que hace justicia a los méritos realizados y deja a los bercianos en una situación mucho más tranquila en la tabla, con 8 puntos.

La próxima semana habrá doble jornada, el jueves y el domingo. El jueves 12 de octurbre será el Tordesillas quien visite La Devesa y el domingo día 15 toca viajar a Palencia para enfrentarse al Cristo Atlético.

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.