Victoria de calidad del Atlético Bembibre ante un aspirante al ascenso como es la Arandina, que no supo aprovechar los momentos de debilidad del equipo berciano cuando pareció venirse abajo en la recta final del primer tiempo, para acabar encajando dos goles consecuitivos al filo del descanso que terminaron dando los tres puntos a los locales.

Comenzó bien el Atlético Bembibre, ejerciendo una fuerte presión sobre los burgaleses en el centro del campo y con mucha seguridad en defensa, evitando que la Arandina llegara con peligro a la portería de Omar. A cambio, y a pesar de contar con tres delanteros, los atléticos tampoco conseguían inquietar a Viti. La mejor ocasión para los locales fue un cabezazo de Marcos en el segundo palo que el exguardameta bembibrense detuvo sin demasiados apuros.

La Arandina tardó casi media hora en crear la primera ocasión de gol, en un remate de cabeza de Ruba a escasos metros de la portería, que se fue alto por muy poco. Pero a partir de ahí llegó un verdadero calvario para los de Ministro, que parecieron marcharse del partido, envueltos en una espiral de pérdidas de balón y continuos errores que los burgaleses no supieron aprovechar, fallando hasta tres ocasiones muy claras para anotar.

Cuando parecía que lo mejor que le podía pasar al Atlético Bembibre era que el colegiado pitara el descanso, para ver si Ministro conseguía reactivar de nuevo a sus jugadores, el partido dio un vuelco de 180 grados. Jesús hace una pared espectacular con Isma, que le permite internarse en el área para encarar a Viti, y ante la salida del portero cede sobre Coco que llega desde atrás para anotar su primer tanto en Tercera División con el Atlético Bembibre.

Era el minuto 45 y parecía que los atléticos se iban a retirar al vestuario con un premio importante. Pero aún habría más. El colegiado añadió dos minutos, y eso fue suficiente para que Pablo derribara a Marcos dentro del área. Un penalti tan inocente como innecesario, fruto de la desesperación, cuando el bembibrense se encontraba de espaldas a la portería y con pocas opciones de jugar el balón. José Manuel fue el encargado de transformarlo en el 2-0 con el que se llegaba al descanso.

Tras la reanudación se esperaba la reacción de la Arandina, y el Bembibre salió mentalizado para defender y aprovechar sus opciones a la contra. Aunque el dominio era visitante, tanto territorial como del juego, la buena disposición de los de Ministro impedía que ese dominio se concretara en ocasiones de verdadero peligro.

Con el paso de los minutos los burgaleses comenzaron a descuidar más la retaguardia y fue entonces cuando el Bembibre dispuso de algunas ocasiones para sentenciar, como la de Samu Bugayo, otro de los debutantes en el día de hoy, que se marchó laminando el poste.

Se acercaba el final y los dos goles de ventaja daban cierta tranquilidad a la grada, pero en el minuto 85 Zazu transforma un libre directo que iba a poner emoción y nervios en los minutos finales. Al final se cumplió el refrán, “el que perdona lo termina pagando”, y el Bembibre sumó un nueva victoria, la primera ante uno de los teóricamente favoritos al ascenso, que debe servir para insuflar una buena dosis de moral al equipo.

 

728x90-cuenta-on-verde
happyending 728x90 jpg
Caperucita Roja Lateral

 

compramostucoche.es