Se encienden todas las alarmas en el Atlético Bembibre, después de encadenar dos derrotas consecutivas contra equipos de “su liga”, que lo dejan en el puesto 14 de la clasificación, a 6 del descenso directo, pero también a 6 de los equipos que lo preceden. No debemos olvidar que, tal como está la Segunda B, podrían descender hasta siete equipos a Regional, por lo que la línea de seguridad se sitúa en el puesto 13 para salvar la categoría.

Comenzó muy bien el partido para los atléticos, que lograron adelantarse en el primer minuto de juego. La presión de Marcos sobre el último defensor obligó a una cesión muy apurada sobre el guardameta, que cogió el balón con las manos, provocando el consiguiente libre indirecto dentro del área. Cubero se encargó de tocar para que Óscar, con habilidad, colocara el balón entre los tres palos.

Parecía que iba a ser una tarde dulce para el Atlético Bembibre, y más aún cuando Isma, en el minuto 11, recibe un buen servicio de Prada destinado a convertirse en el 2-0, pero no acierta en el control, que se le va largo, cuando estaba completamente solo para empujar el balón a gol.

Y se cumplió la ley del fútbol no escrita: el que falla lo termina pagando. La Cebrereña no estaba creando peligro pero en una jugada puntual, un balón a la espalda de la defensa, lo recoge Juli y recorta a Cubero para, con mucha habilidad, colocarlo en la escuadra del palo contrario, donde era imposible la estirada de Omar.

El gol equilibró el marcador y también el partido, sobre un terreno de juego que parecía un arenal donde no era fácil jugar al fútbol, especialmente para jugadores rápidos y habilidosos como Jesús y Marcos, que se vieron seriamente perjudicados por el estado del césped, o mejor dicho, por la ausencia del mismo.

En el minuto 38 un golpe de suerte en forma de penalti sirvió para que la Cebrereña le diera la vuelta al marcador. Un centro lateral sin aparente peligro se estrelló en el brazo de Isma y el colegiado, a instancia de su juez de línea, decretó la pena máxima que Juli se encargó de transformar.

A partir de ahí el bajón de los atléticos fue evidente. El equipo se quedó sin ideas y durante toda la segunda parte, a pesar de los cambios introducidos por Ministro, no lograron crear ni una sola jugada de peligro sobre la meta de Javi Gordo.

Los abulenses, con muy poco, se llevaron tres puntos que los aúpa al undécimo puesto de la clasificación, mientras que el Atlético Bembibre, que demostró una preocupante falta de ideas, se va alejando peligrosamente de la zona tranquila de la tabla.

 

 

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
Caperucita Roja Lateral

 

compramostucoche.es