Camino Martínez de la Riva es todo un ejemplo de superación. Nació con síndrome de Down, pero a pesar de las limitaciones que eso supone para cualquier persona, nunca ha querido marcarse límites, “imposible no está en mi vocabulario”. Un ansia de superación que viene acompañado de esfuerzo y sacrificios.

Sus tres oros y una plata en los campeonatos del mundo, y sus cinco oros en los últimos europeos, con varios records de Europa y del Mundo, no son fruto de la casualidad. Camino, que tiene a Mirella del Monte como referente, lleva nadando desde los cuatro años, entrena cinco días a la semana, con una hora de trabajo físico y otras dos horas en agua, mejorando la velocidad, la técnica, la potencia, y también la concentración y la motivación.

Ahora tiene otro reto por delante, poder ir a unas olimpiadas. Para Camino, leonesa de nacimiento que reside en Galapagar, la mayor ilusión sería poder competir en Tokio 2020, aunque la reglamentación actual no lo permite, ya que los deportistas con síndrome de Down están excluidos de la competición. Ella y muchos otros, con el apoyo de las familias, están luchando para que cambie la normativa. Ya sabemos que “imposible” no está en su vocabulario.

Camino Martínez de la Riva llegará Bembibre el próximo viernes 15 de diciembre para actuar como mantenedora en la Gala del Deporte.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.