Un año más, el I. E. S. Álvaro Yáñez de la capital del Bierzo Alto contó con el Embutidos Pajariel Bembibre para ofrecer una charla íntegra en inglés. Esta vez fueron Elin Gustavsson y Ellen Åström las encargadas de representar al conjunto berciano en una exposición que resultó muy entretenida. En ella, las jugadoras suecas hablaron sobre sus experiencias en nuestro país, tanto en lo deportivo como en lo personal. Asimismo, repasaron sus respectivas trayectorias deportivas y sus inicios en el mundo del deporte de la canasta.

Tras recibir una calurosa bienvenida, las jugadoras se presentaron a los alumnos de 3º y 4º de la ESO presentes en la charla. Gustavsson, la primera en intervenir, recordó que cuenta con varios deportistas en su familia y habló de su etapa en Estados Unidos, donde estuvo cuatro años jugando con la Universidad de Colorado State antes de volver a Europa para jugar en el conjunto bembibrense. “Fueron los mejores años de mi vida”, resaltó la ala-pívot nórdica.

Por su parte, Åström, que se inició en el baloncesto profesional en su país militando durante cuatro campañas en el Telge Basket, recordó que “ésta es la primera vez que juego fuera de mi país. Aparte de cocinar, me gusta mucho pasar el tiempo con mi familia y mis amigos”, dijo sobre sus aficiones la escolta sueca, que agregó que “me gusta el baloncesto en España”.

Tras las presentaciones, las dos jugadoras se sometieron a las cuestiones y la curiosidad de los estudiantes, una interacción que provocó momentos muy divertidos. En el plano deportivo, fueron cuestionadas acerca de las diferencias que encuentran entre el juego en la Liga DIA y sus experiencias en otras competiciones. Ambas coincidieron a la hora de destacar el alto nivel del campeonato español. “Todo el mundo puede ganar”, subrayaron antes de considerar que “tenemos un buen equipo”. Elin, de hecho, aseguró que “estoy muy feliz en mi equipo”.

En lo personal, explicaron su día a día en Bembibre, muy condicionado por los entrenamientos y la vida de una deportista de primer nivel. Pusieron el acento en la importancia que tiene para ambas la familia. Ellen, de hecho, reconoció, que “la familia es todo. Echo de menos Estocolmo”, precisó la escolta, que aclaró, eso sí, que “nos gusta España y su cultura”. De hecho, se produjo un momento muy distendido cuando ambas se refirieron a las costumbres culinarias españolas. “Nos gustan las croquetas y la tortilla”, dijeron.

Muy dicharacheras durante toda la intervención, trataron de hablar en castellano en algún momento. Ambas se mostraron bastante sueltas y demostraron que su esfuerzo por dominarlo está viéndose recompensado. “Me gusta hablar en castellano”, ironizó Ellen, que provocó un momento muy divertido cuando se lanzó a hacerlo. También explicaron que en el equipo, por las múltiples procedencias de las jugadoras, se comunican en inglés y que ellas entienden hasta cuatro idiomas –aparte de sueco e inglés, entienden noruego y castellano–. Los estudiantes les pidieron que les hablaran en sueco y ellas lo hicieron gustosamente.

En resumen, tanto las decenas de alumnos presentes como las jugadoras se lo pasaron en grande en una charla que resultó muy interesante para todos. Desde la dirección del centro se mostraron muy agradecidos por la presencia de las jugadoras un año más y por la predisposición del club para participar en eventos de este tipo. Las jugadoras, que recibieron sendos ramos de flores en la despedida, agradecieron la buena acogida y expresaron el interés que mantiene la entidad del Bierzo Alto por estar presente en estos actos. De hecho, el club presidido por Salvador Fernández agradece que se cuente con él para promover el deporte y fomentar la educación en la medida de lo posible.

Departamento de Comunicación del Club Baloncesto Bembibre

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.