El Bembibre no pudo regresar con algo positivo de San Amaro. Los bercianos, con bajas importantes como la del guardameta Omar, supieron levantar un marcador adverso de dos goles, pero una jugada de contraataque cuando el partido agonizaba le dio la victoria al Real Burgos, retrasando una jornada más la salvación definitiva de los bercianos, ante los posibles arrastres de Segunda B.

Pablo, el portero del equipo juvenil que jugaba hoy su primer partido oficial en tercera división –cuarto juvenil que ha debutado este año junto a Samu, Iker y Santi- no pudo tener el debut soñado en cuanto al resultado, pero sí en cuanto a su actuación con intervenciones de verdadero mérito, salvando incluso dos mano a mano con los delanteros burgaleses.

El partido comenzó con mucha igualdad, pero no tardó el Bembibre en dar muestras de superioridad, creando varias ocasiones de gol. La más clara de Coco, que se plantó solo ante Pana, pero el guardameta consiguió rechazar el balón. Nada hacía pensar que el Bembibre podría marchar con dos goles de desventaja al descanso, pero en apenas tres minutos, en el 42 y el 45, Óscar y Javier conseguían batir la meta bembibrense.

A pesar del momento psicológico en que los atléticos encajaron esos dos tantos de manera consecutiva, no se vinieron abajo y regresaron al terreno de juego dispuestos a darle la vuelta al marcador.

Willy recortó diferencias al cuarto de hora, después de rematar un saque de esquina en el primer palo, haciendo que el partido alcanzara mayor intensidad. El Bembibre arriesgaba en ataque y los burgaleses buscaban sentenciar a la contra, pero se encontraron con Pablo, que salvó el mano a mano ante Jonathan. En la jugada siguiente era un defensa del Burgos el que salvaba el empate sobre la línea, tras un remate de cabeza de Viti.

Y el empate terminó por llegar en un lanzamiento directo desde la frontal, con el que Óscar sorprende a Pana por su palo. Al Bembibre le servía el empate, pero siguió buscando el gol de la victoria y a punto estuvo de lograrlo Coco, que dispuso de un nuevo mano a mano con el guardameta, pero cruzó en exceso el balón.

Los minutos finales, al igual que los del primer periodo, volvieron a ser fatídicos para el Atlético Bembibre, que pagó muy caro la falta de veteranía. Pablo salvó otro mano a mano en el minuto 87, pero tan solo un minuto más tarde, con el partido prácticamente concluido, los bercianos volvieron a dejarse sorprender en una contra y Juli anotó el tercero que sería ya definitivo, y permite al Real Burgos mantenerse en la lucha por la salvación, obligando al Bembibre a ganar al Becerril la próxima jornada para evitar sustos por los posibles arrastres de Segunda B –Segoviana y Valladolid B ocupan ahora mismo puestos de descenso y promoción de descenso respectivamente- en el que será el último partido de los rojiblancos esta temporada ante su público, en La Devesa.

Foto: Atlético Bembibre

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.