El Club Baloncesto Bembibre celebró una asamblea extraordinaria que tuvo como principal resultado, la dimisión de Rodrigo Rivera como presidente del Club. Rivera, que llevaba solo un mes en la presidencia, tras imponerse en las elecciones a Alfonso Sierra, reconoció que había cometido varios errores en la gestión desde que llegó al cargo y que no debió firmar al nuevo técnico, Pepe Vázqez, sin tener asegurado el respaldo económico para garantizar la viabilidad del proyecto.

Con todo ello, el principal escollo es el aval de 60.000 euros. Un requisito indispensable para poder competir en la Liga DIA, exigido por la Federación Española de Baloncesto, sin el cual el equipo no se podrá inscribir. Rodrigo dijo no tener los recursos necesarios para conseguir el aval, a pesar de haberse reunido con instituciones y empresas.

La concejala de Hacienda del Ayuntamiento de Bembibre, Elsa García, explicó que el Ayuntamiento ya no podrá hacerse cargo del aval, como venía haciéndolo hasta ahora, debido a un cambio legal, aunque la corporación se ha implicado y ha hablado con varias empresas para tratar de buscar una solución, aunque con un resultado infructuoso. Sí que afirmó que la subvención que cada año dedica el ayuntamiento al club, está asegurada.

Para finalizar se acordó convocar una nueva asamblea, el martes 12 de junio a las 20,15 horas en primera convocatoria y a las 20,30 horas en segunda convocatoria en el “Patarita”, con el objeto de constituir una Junta Gestora, en la que también se ofreció a integrarse el dimitido Rodrigo Rivera.

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.