La tercera etapa de la Vuelta Ciclista a León, que reúne a 119 ciclistas divididos en 17 equipos, tomará la salida este jueves desde Bembibre con dirección a la meta situada en la localidad de Molinaseca. El pelotón partirá a las 16,00 horas desde la plaza Santa Bárbara, y recorrerá las calles de la ciudad en salida neutralizada para afrontar la jornada más dura de la Vuelta, que podría resultar decisiva de cara a la clasificación general.

Los ciclistas afrontarán como primera dificultad el alto de Onamio, antes de dirigirse al puerto más importante de esta edición, el alto de Foncebadón, de categoría especial. Algo más de 14 kilómetros de subida con zonas más suaves, pero también con otras más duras del 10% de desnivel, sobre todo en su parte final, donde hay tramos largos del 12, 14 e incluso 16%.

La etapa está diseñada para que aproximadamente a las 18,30 horas, los ciclistas vuelvan a atravesar Bembibre. Para ello, una vez superado el puerto de Foncebadón, tendrán que afrontar el puerto del Manzanal, esta vez de tercera categoría, con 2,5 kilómetros de subida desde Rodrigatos sin rampas muy exigentes, con una media del 5%.

Cuando la carrera regrese a Bembibre quedarán solo 16 kilómetros de los 131 de que consta la etapa, y el pelotón principal seguramente estará ya bastante reducido. Pero aún tendrán que subir el alto de Onamio por segunda vez, que será decisivo, ya que desde la cima faltarán solo 5 kilómetros para la línea de meta.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.