La tercera etapa de la Vuelta a León, entre Bembibre y Molinaseca, afianza a Óscar González Brea (Super Froiz) como líder de la clasificación general, al imponerse al sprint a Antoli Budiak (ULB Sports), que se aupa al segundo puesto con tan solo 23 segundos de desventaja.

El Alto de Foncebadón sirvió para desatar las primeras hostilidades. Edu Rodés (Aldro Team) consiguió coronar en solitario, pero el pelotón reaccionó para reintegrarlo al grupo en el descenso. Fue en ese momento donde se formó la fuga con Urko Berrade (Lizarte), Joel Nicolau (Caja Rural-Seguros RGA), David Galarreta y Antonio Angulo (CC Rias Baixas).

Los escapados llegaron a coger 2 minutos de ventaja, pero se encontraron con el viento de cara después de coronar el Puerto del Manzanal, y el trabajo del equipo del líder, para acabar siendo neutralizados antes del Alto de Onamio, a 5 kilómetros de meta, donde Óscar González lanzó un duro ataque al que solo pudo responder Antoli Budiak. Ya en la meta de Molinaseca, el corredor de Super Froiz consiguió imponerse al sprint y afianzarse en el liderato de la Vuelta.

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.