Real Valladolid y Deportivo de La Coruña se dieron cita en el Estadio de La Devesa de Bembibre, a mitad de camino entre ambas ciudades, para enfrentarse en terreno neutral, como si de un duelo se tratara, aunque en esta ocasión no iba a haber heridos, al menos de gravedad. Ya sabemos que en pretemporada el resultado no es lo más importante, aunque a nadie le guste perder.

Fue un partido típico de pretemporada, sin muchas ocasiones, con la recién estrenada ola de calor como protagonista, que tampoco ayudó al espectáculo, obligando a que el colegiado detuviera el juego a mitad de cada periodo para que los futbolistas pudieran hidratarse.

Comenzó mejor el Deportivo de La Coruña, dominando el control del juego pero sin crear ocasiones de peligro en el área de Masip, hasta que un error del meta gallego a la hora de poner el balón en juego propició que Chris Ramos se hiciera con el esférico para poner a su equipo con ventaja cuando se cumplía el minuto 15. A partir de ahí el Valladolid pasó a dominar y fue mejor durante toda la primera parte.

Los cambios de la segunda mitad -los once del Valladolid y los diez jugadores de campo del Depor- propiciaron también un cambio en la dinámica de juego. Los gallegos se hicieron dueños del balón y comenzaron a buscar un empate que habría llegado mucho antes si Samu Pérez no se hubiera mostrado tan seguro bajo los palos.

Cuando el partido agonizaba, Fede Cartabia aprovechó un pase al hueco para levantar el balón por encima del portero, sin que este pudiera hacer nada para evitar un empate que hizo justicia a lo visto durante los 90 minutos.

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.