La Federación de Castilla y León ha vuelto a desconcertar a todo el mundo, jugadores, clubs, socios y aficionados, con un nuevo cambio de calendario, el segundo en una semana y esta vez a tan solo dos días del comienzo de la competición. Un cambio que pone a prueba la capacidad logística de los delegados (cambios de viajes y restaurantes) y de los respectivos cuerpos técnicos, que tendrán que preparar el partido, casi sin tiempo, frente a un rival diferente.

El pasado 16 de agosto saltaba la sorpresa cuando la Federación de Castilla y León de Fútbol anunciaba que, en cumplimiento de las medidas cautelares dictadas por el juzgado de primera instancia número 5 de Valladolid, estaba obligada a incluir al Real Burgos Club de Fútbol en el Grupo VIII de Tercera División, y como consecuencia de ello se publicaba un nuevo calendario que modificaba por completo el anterior. (ver noticia publicada en Bembibre Digital)

Es ahora, a dos días del comienzo del campeonato, cuando entra en liza la Federación Española de Fútbol:

“La categoría de Tercera División es una categoría de ámbito estatal. Ello significa, indefectiblemente que la competencia en la composición y conformación de los grupos, así como el calendario de la competición corresponde a esta RFEF, y no a esa estimada Federación de Castilla y León de Fútbol. Así, como quiera que esta entidad, que es la titular de la competición, no ha sido parte en el procedimiento judicial al que corresponde el auto en cuestión, y toda vez que en el día de hoy se ha interpuesto un incidente de nulidad de actuaciones en base a la indefensión que esta forma de proceder ocasiona a esta RFEF y a otros muchos motivos, le informo de todo ello a fin de que la institución que dirige respete las competencias del grupo VIII y el calendario aprobado en tal sentido”.

Por lo tanto la Federación de Castilla y León de Fútbol da marcha atrás, y deja el Grupo VIII de nuevo con 20 equipos

“Por tanto, esta comunicación de la RFEF, que es también de obligado cumplimiento para esta Federación, cambia y obliga a una nueva forma de proceder, por lo que de forma inmediata, al igual que ocurrió tras el auto, se respetará la composición del grupo VIII de Tercera División por los 20 equipos que conformaron la misma al término de la temporada 2017/2018 y obviamente, en este mismo orden de cosas, incluyendo al Real Burgos C.F., SAD como uno de los 18 equipos que conformarán en la temporada 2018/2019 el Grupo A de 1ª División Regional de Aficionados”.

Como consecuencia se modifica otra vez el calendario de competición, retomando el que se había anunciado inicialmente. El problema es que faltan solo dos días para que comience la liga y los cambios son sustanciales.

El Atlético Bembibre ya no jugará el domingo en La Devesa frente al Almazán, sino que tendrá que desplazarse a Aranda de Duero para enfrentarse a la Arandina a partir de las 19,00 horas. Ministro poco puede hacer ya para preparar un partido tan complicado, como es el debut en casa de uno de los máximos favoritos al ascenso. Y el Club tendrá que organizar un viaje de 400 kilómetros, con toda la logística incluida, en tiempo récord.

Esto es lo que dice el Almazán en su Twitter oficial: “Nosotros tenemos autobús y restaurante contratado para el domingo? Qué hacemos? La semana diseñada para jugar en domingo. ¿ahora vamos a jugar sábado?”

Esperemos al menos, que una vez iniciado el campeonato no haya más sorpresas y se pueda desarrollar con normalidad.

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.