Siempre es triste comenzar la crónica de un partido hablando del colegiado, pero a veces no queda más remedio, porque fue el árbitro zamorano Daniel Puñuel Peña quien decidió el resultado final del encuentro con sus decisiones y con una absoluta falta de equidad a la hora de impartir justicia. Se puede discutir si la jugada en la que Samu choca con un contrario dentro del área, cuando intentaba ocupar el espacio en un balón dividido, es penalti o no; pero lo que no admite discusión es que si más tarde se produce una jugada similar en el área contraria debe ser sancionada también con el mismo criterio. Tampoco es normal que un árbitro corte una jugada clara de gol señalando falta del defensa, cuando el delantero ha conseguido zafarse y se dispone a encarar completamente solo la portería.

Fernando Ministro sabe que son decisiones importantes que han perjudicado claramente al Atlético Bembibre, pero entiende, o intenta entender, máxime cuando aún tiene en la retina el claro penalti sobre Óscar que no le pitaron en Aranda , que esto también forma parte del fútbol, y no quiere cargar las tintas contra el colegiado. “El equipo ha hecho un esfuerzo importante en pretemporada y en estos dos partidos para merecer mucho más, sin embargo estamos con cero puntos. Tendremos que reponernos e ir a Burgos siendo sólidos en defensa y más efectivos en ataque para buscar la primera victoria”.

Por su parte el entrenador palentino Pablo Huerga se mostró muy satisfecho con el resultado, como no podía ser de otra manera, en un campo muy difícil y ante un rival que “se ha reforzado muy bien y creo que va a realizar un gran campeonato”. Ambos técnicos coincidieron en señalar que hubo dos partidos, uno antes del gol en el minuto 55 y otro después del gol.

partido 06

partido 07

El partido transcurría con mucha igualdad, pero con mayor presencia en ataque de los bercianos, que eran los únicos que conseguían crear ocasiones de gol, aunque fueran escasas. El Bembibre ejercía una fuerte presión en el centro del campo, ahogando el juego del Cristo Atlético, al mismo tiempo que buscaba robar el balón para tener más presencia en ataque, aunque como señalaba Ministro, faltó tranquilidad para decidir bien a la hora de finalizar las jugadas.

Dani Martínez y Álex Marcos estuvieron a punto de sorprender a Samuel antes del descanso, pero sus disparos se marcharon fuera por muy poco. Aunque la ocasión más clara se encargó de desbaratarla el colegiado, señalando una falta sobre Angulo que ni siquiera mereció tarjeta amarilla, cuando este se había marchado ya, completamente solo, en busca de la portería.

Tras el descanso el Bembibre pareció dar un paso más hacia adelante y parecía que tenía mucho más cerca el gol. La entrada de Lucho dio más mordiente al ataque y Dani Martínez parecía imparable desde la segunda línea. Pero llegó la jugada desgraciada del penalti y el Cristo Atlético, que hasta el momento no había dispuesto de ninguna ocasión de gol, se ponía por delante en el marcador.

Ministro introdujo más cambios ofensivos y el Bembibre trató de buscar el gol del empate. Estuvo a punto de conseguirlo en un remate de Angulo que sacó un defensa bajo palos y al que Modia no llegó también por muy poco. O en una acción similar a la del penalti, pero esta vez con Angulo como protagonista, que el señor Piñuel Peña quiso que fuera diferente inventándose un córner que nunca existió.

Aunque aún quedaba mucho tiempo, no tardaron en llegar las prisas y los nervios -no olvidemos que el Atlético Bembibre es un equipo muy joven- y el partido cambió por completo. Los atléticos comenzaron a precipitarse buscando soluciones individuales, con regates innecesarios o conducciones muy largas, y terminaron perdiendo el sitio. Incluso pudo sentenciar el Cristo Atlético en una cabalgada de Adrián que no supo concretar ante Ivanildo.

El Bembibre nunca se rindió, y el partido terminó con los jugadores del Cristo Atlético encerrados en su portería y una volea de Lucho desde dentro del área que no consiguió precisar.

Decía el Cristo Atlético en su web que viajaba a Bembibre para buscar oro en La Devesa, y oro fue lo que encontró, gracias a una jugada de fortuna y a un colegiado que se empeñó en aguar la tarde a los de Fernando Ministro.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.