Los partidos disputados por el Atlético Bembibre se cuentan por empates, aunque en esta ocasión no hace justicia a los méritos del equipo berciano, que no tuvo suerte de cara al gol.

El partido comenzó muy tímido por parte de ambos equipos, demasiado blandos en ataque, con mucha verticalidad pero sin claridad de ideas para resolver. El Tierras Castellanas Arévalo y el Bembibre pasaron unos minutos de tanteo, con defensas muy firmes, hasta que los bercianos cobraron ventaja de dos goles, obra de Juanín e Iván Durán, con los que se marcharon al descanso.

La segunda parte tuvo un inicio más abrupto. A los dos minutos los colegiados señalaban el punto de penalti, de forma acertada, a favor del equipo local, que recortaba diferencias (1-2). Y tan solo un minuto más tarde, tras salir con portero-jugador, el conjunto local conseguía el empate.

Pita volvía a poner a los bembibrenses por delante (2-3) con un golazo. Una ventaja que conseguían neutralizar los jugadores abulenses a 5 minutos del final. Con el empate (3-3) se llegaba al final del tiempo reglamentario.

En líneas generales, un partido de intensas emociones en el que ambos conjuntos desplegaron un buen fútbol sala. El conjunto bembibrense arrancó muy bien el partido aunque se acomodó demasiado con el marcador a favor, lo que propició desajustes defensivos que dieron facilidades al equipo contrario.

La siguiente cita también será a domicilio, en casa de uno de los gallitos, el Unión Arroyo, que se encuentra al frente de la clasificación.

Julio Medina

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.