Derrota sin paliativos de un Atlético Bembibre que acusó mucho las bajas de Álex Marcos, Willy y Samu. Tres habituales en el once inicial que en esta ocasión, como reconocía el técnico Fernando Ministro, eran especialmente importantes por las características del rival. Son tres piezas importantes que aportan músculo y fuerza al equipo, y ante la Arandina, por su forma de jugar, que exige mucho a los centrales, fue determinante.

El técnico bembibrense ponía el acento en las ausencias, en el largo parón navideño, que no sentó bien a algunos jugadores a los que se les notó falta de ritmo, y en el rival. La Arandina demostró por qué es un claro aspirante al ascenso y su técnico, Javier de los Mozos, destacaba lo difícil que es ganar con tanta solvencia en un campo donde no lo han conseguido otros aspirantes como Segoviana o Zamora.

Los burgaleses salieron desde el primer minuto a por el partido, presionando muy arriba para provocar pérdidas de balón cerca del área y dificultar la salida del Atlético Bembibre. Sin embargo la primera ocasión fue para los bercianos. Una internada por la banda derecha de Rubén y centro sobre Óscar que, desde la frontal del área pequeña envía el balón por encima del larguero. La réplica la puso la Arandina a balón parado, donde Ivanildo tuvo que lucirse para evitar el gol.

El dominio visitante se tradujo en gol a la media hora de juego después de un error de Espi, uno de los jugadores más seguros del equipo, al que se le escapó el balón por debajo de las piernas en el control, quedando franco para que Escudero fusile a Ivanildo. El guardameta consiguió detener el esférico en primera instancia, pero el rechace fue también para Escudero, que ahora no perdonó. Ministro disculpa a su jugador y entiende que el error viene también por la exigencia del rival. “Cuando juegas en el filo de la navaja cualquier fallo te puede costar un gol”.

El paso por vestuarios no sentó bien al Atlético Bembibre, que tiró definitivamente el partido a los tres minutos de la reanudación. Un error garrafal en la salida del balón permitió a Ruba hacerse con el esférico, y ponérselo en bandeja a Rubiato para que solo tuviera que empujarlo a la red.

Con todo ya resuelto, un nuevo despiste de la zaga bembibrense permitió a Barahona redondear el marcador con el 0-3 definitivo.

Ministro quiso destacar, a pesar del resultado, la actuación de Carlos Cruz, en un día complicado para debutar en el once inicial. También, cuando entraron en el campo, la buena disposición Jose y de Pablo Brítez, el nuevo fichaje, que durante los minutos que participó aportó algo que al equipo le faltaba en ataque. Ahora toca recuperarse anímicamente y recuperar también efectivos de cara al próximo compromiso, también muy complicado, en casa del Cristo Atlético.

Foto: Atlético Bembibre

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.