El Atlético Bembibre sigue sin poder ofrecerle una victoria a su público desde que consiguiera derrotar al Uxama por 3-1, hace ya toda una vuelta. A los de Fernando Ministro no se les puede reprochar voluntad y entrega, pero frente a la Cebrereña volvieron a estar espesos en ataque y con poca claridad de ideas.

El dominio era aparentemente del Atlético Bembibre, pero siempre lejos del área, mientras los abulenses, que practicaban un juego muy físico, esperaban su ocasión en un fallo de la defensa o en una salida a la contra. Y esa  ocasión llegó a los 24 minutos, con un remate de Guille en el segundo palo que los ponía por delante en el marcador.

El Bembibre supo reaccionar y no tardó en llegar el gol del empate, pero a un precio muy alto. Modia recibía una entrada descontrolada dentro del área, para tratar de evitar que llegara al remate, y el resultado fue el de penalti a favor de los bercianos que transformó Dani Martínez en el 1-1, mientras el joven delantero rojiblanco esperaba la ambulancia para salir camino del hospital, donde se confirmó una rotura de tibia de la que se tendrá que recuperar pensando ya en la próxima temporada. Igual que Álex Marcos, al que sus compañeros quisieron desearle ánimos con una camiseta que portaron al salir al terreno de juego.

La segunda parte transcurrió sin pena ni gloria hasta los minutos finales, en que el Bembibre aprovechó el bajón físico de los abulenses para poner cerco a la portería de Javi Gordo, aunque con poca efectividad.

La próxima semana toca visitar la cancha del Uxama, donde Fernando Ministro adelantó que haría un planteamiento similar al de La Bañeza, viendo la dificultad que tiene su equipo para llevar el peso de los partidos.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.