El Atlético Bembibre sumó un nuevo empate que, a estas alturas de la temporada, sirve para cubrir el expediente y restar una nueva jornada en espera del final de la competición. Los rojiblancos, al igual que el Almazán, se encuentran en una zona tranquila de la tabla y con un número considerable de bajas, por lo que el único objetivo ahora mismo es que transcurran las jornadas sin más contratiempos, y comenzar a pensar en la nueva temporada.

Ministro reconoce que el equipo no tiene ritmo de competición “está muy plano”, porque se entrena poco y sin mucha intensidad. “Ahora mismo somos doce o trece del primer equipo y no podemos arriesgarnos a que en un entrenamiento se produzca un golpe o una nueva lesión que nos complique más hacer la alineación”. Algo comprensible, si tenemos en cuenta que frente al Almazán completó la convocatoria con dos juveniles, y acaba de perder a Lucho (lesionado), Tano (doble amarilla) y probablemente también a Rubén (con un fuerte golpe en la cadera) para el próximo compromiso.

Antes de que el balón comenzara a rodar los dos equipos hicieron el paseíllo a los deportistas de Asprona Bierzo, de distintas modalidades, que recibieron un más que merecido homenaje.

Ya con el balón en juego, el partido se inició con una buena ocasión del Atlético Bembibre, en un disparo de Óscar desde fuera del área que hizo lucirse a Álvaro, pero fue un espejismo ya que salvo un remate en llegada de Lucho que también atajó el meta soriano, ni bembibrenses ni adnamantinos dieron muestras de verdadero peligro.

La segunda parte dio un giro importante cuando el colegiado, que fue el verdadero protagonista del partido, mostró la segunda amarilla a Tano. Y lo hizo en una acción precedida de una falta muy clara sobre Rubén, por la que tuvo que abandonar el terreno de juego, que no quiso señalar. Fueron siete tarjetas amarillas (2 a Tano) las que vieron los jugadores del Atlético Bembibre, además de la expulsión de Fernando Ministro, también por doble amonestación. Sin embargo el técnico bembibrense no quiso arremeter contra el colegiado. “Las tarjetas en parte fue por culpa del colegiado que fue muy tikismikis, pero en parte también fue por culpa nuestra, que como no estamos muy finos llegamos tarde y en lugar de resolver las jugadas con presión lo hicimos con una zancadilla o una patada”. Solo se lamentó de su propia expulsión, “ya que solo le hice una apreciación sobre una jugada en la que yo consideraba que como mínimo era falta, y me amonestó. Me senté y le hice un comentario a Susi (el segundo entrenador), no me dirigí más a él, y me volvió a amonestar. Creo que esa segunda amonestación no es justa”.

El Almazán supo hacer valer su ventaja numérica ante una defensa de circunstancias. Ministro colocó entonces a Basalo en su puesto natural, en la banda derecha, dio entrada a Guzzetta en el lateral izquierdo y retrasó a Javi García, en una nueva faceta como segundo central. Eso dio más estabilidad a la línea defensiva, y la entrada del juvenil Santi por el lesionado Lucho, también le dio más mordiente al ataque.

El dominio era visitante, aprovechando la ventaja numérica, pero las escasas ocasiones se repartían en cada portería. El Almazán tuvo el gol en un dos contra uno que resolvió Diego estrellando el balón en el larguero. También pudo marcar el Bembibre en un cabezazo de Óscar tras un saque de esquina, que Álvaro logró salvar con muchos apuros; y en otro cabezazo de Espi que se marchó fuera rozando el palo.

Al final reparto de puntos que no gustó al técnico soriano, convencido de que su equipo podría haber ganado si hubiera aprovechado más sus ocasiones. Ministro se mostraba también resignado, porque entendía que era una buena ocasión para haber ofrecido una victoria al público. El reto para ambos, es motivar a sus jugadores para seguir compitiendo y sumando puntos hasta el último partido.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.