Transcripción literal del comunicado de prensa enviado por un segundo colectivo de afiliados

Es cierto que el Partido Popular de Bembibre ha desaparecido, pero lo cierto es que hay un solo causante de este desaguisado. El alcalde de Bembibre, y con él la lista de personas que después de perder de forma rotunda una votación a la Junta Local, en vez de asumir su derrota y trabajar por el partido, se desmarcaron del mismo creando una junta local paralela y boicoteando a la legítimamente establecida.

Para empezar no asistieron a la toma de posesión de la nueva junta, manteniéndose, eso si, reunidos en un bar cercano. Como primera represalia el alcalde cesó en sus funciones al presidente legítimamente elegido, para que se dedicara a ejercer su cargo (el cinismo de quien no admite su derrota), Pero cuando el presidente dimitió y dejó el partido, nadie se puso en contacto con los restantes miembros de la Junta Local y prefirieron seguir boicoteando el partido, para mantener sus intereses.

Otra actuación propia de la deslealtad de estos afiliados, fue la de colocar a todos sus miembros en la ejecutiva comarcal. No nombrando ni a un solo miembro de la candidatura ganadora (El presidente es miembro nato).

Hablan de reuniones no celebradas, pero no dicen que la junta Local legítimamente elegida solicitó reunirse y desde la provincial se le denegó hasta nueva fecha (Todo ello obra constancia por escrito), básicamente porque sabían que era su privilegio proponer un candidato y claro está nadie en el Partido Popular quería que Otero repitiera.

Hablas de dar cuentas, cuando saben que desde el 2015 toda la gestión económica la lleva la ejecutiva provincial. Pero no dicen que Otero no cesó antes a sus otros dos concejales, porque los necesitaba para que levantaran la mano en los plenos. De hecho no ha vuelto a convocar ni una comisión de obras ni de hacienda, saltándose tofos los principios democráticos que dice defender.

Resulta curioso igualmente que habiendo unos comicios electorales y siendo la Junta Local la encargada de prepararlos, nadie se dirigiera a esa Junta para que hicieran su trabajo (Realizándolo a espaldas otras personas).

En fin, que se acercan las elecciones municipales y alguien tiene que intentar captar votos a cualquier precio, cuando se están dando cuenta de que lo más normal es que toda esta Junta directiva se haya ido y se haya alojado en aquellos lugares donde los respeten y su proyecto sea acorde a sus principios.

Esos militantes descontentos deberían enterarse de la gente que ha dejado de pagar la cuota a su partido, y entonces se darían cuenta del daño que han hecho y sobre todo de el coste electoral que van a sufrir por no aceptar los resultados democráticos y en su deslealtad más abyecta intentar acabar con lo que los militantes queríamos.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.