La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) considera un “alivio” y un dato “positivo” la reducción interanual de parados en Castilla y León, que refleja la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre y de cierre del año 2017, pero lamenta que es una reducción muy escasa, que deja a Castilla y León como la décima Comunidad en esa disminución de desempleo; y que, además, sigue siendo empleo muy precario y preferentemente temporal. Tampoco le pasa desapercibido a CSIF el negativo dato de que la disminución interanual del paro en Castilla y León haya sido dos puntos menos que la media nacional, de una reducción del 9,29% en Castilla y León al 11,12% en España, de acuerdo con los datos del EPA.

CSIF insiste en la necesidad de que los responsables políticos y económicos impulsen la generación de más empleo y de más calidad, porque es la única manera de afrontar el problema del paro y también de la pérdida de población, que es otro de los graves problemas en la Comunidad, y que ambos van muy unidos.

CSIF también recalca la pérdida de empleados públicos, que son quienes garantizan la calidad de unos servicios básicos, imprescindibles en una Comunidad tan dispersa como Castilla y León, y que ayudan a la fijación de población. El hecho de que en el último año se hayan perdido más de 3.400 empleados públicos en Castilla y León, lleva a CSIF a reclamar la recuperación de ese empleo público.

 

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.