“Lo puedes llevar todo en el móvil”: Las obras completas de Enrique Gil y Carrasco digitalizadas y descargables en abierto, las cartas manuscritas de su Grand Tour por Europa en 1844, todos los periódicos donde publicó críticas de teatro y artículos de viajes y costumbres, los dos tomos íntegros de la tesis del profesor Picoche, los facsímiles de las primeras ediciones de El Señor de Bembibre, y cientos de ensayos, documentos, audios, vídeos y fotografías forman parte de la Biblioteca Gil y Carrasco, que hoy ha quedado integrada en los fondos bibliográficos digitales de la Universidad de León.

La Biblioteca Gil y Carrasco —pionera en Humanidades Digitales— fue creada en 2015 por el escritor y editor Valentín Carrera con motivo del II Centenario del nacimiento del romántico villafranquino Enrique Gil y Carrasco (1815-1846). Aquel II Centenario se celebró con un Congreso Internacional, coordinado por Carrera, y la publicación de las obras completas de Enrique Gil en diez tomos, editados en papel y en e-book, una edición atractiva, ilustrada, que convirtió a Gil en un autor moderno y accesible.

La incorporación de esta valiosa herramienta académica ha sido posible gracias al convenio firmado, en un entorno tan emblemático como la Biblioteca General “San Isidoro”, por el Rector de la Universidad de León, Juan Francisco García Marín, y el director de la Biblioteca, Valentín Carrera, “quien cede gratuitamente a la Universidad de León el contenido y estructura íntegros del portal web Biblioteca Gil y Carrasco”.

El Rector de la ULE dio las gracias por la cesión y destacó cómo “la digitalización integral del autor constituye la parte nuclear del trabajo de recuperación y actualización de la vida y obra de Gil y Carrasco llevado a cabo desde 2015 por Valentín Carrera, y es lo que perdurará en el tiempo como herramienta de trabajo académico. En 2018 —aseguró García Marín—, el Padre de las Letras Leonesas no solo es un autor completamente digital, sino quizás uno de los pocos escritores cuya vida, obra y toda clase de documentación gráfica o literaria está digitalizada y accesible en abierto para la investigación. Es, sin duda, un romántico del siglo XXI”.

bibliotecagilycarrasco.unileon.es

Valentín Carrera agradeció la hospitalidad de la ULE: “Aunque fui alumno de Santiago y Salamanca, desde el comienzo tuve clara la idea de compartir este tesoro con la universidad leonesa, y berciana, porque en Ponferrada tenemos un campus importante. A fin de cuentas, Enrique Gil, tras pasar por Vega de Espinareda, estudió en Astorga y León, ciudades a las que dedicó páginas antológicas; y León, tanto la capital como la provincia, tienen una deuda eterna de gratitud con el poeta. Estoy seguro de que en su tumba de Berlín, Gil estará encantado de ver cómo la Universidad de León abraza su vida y su obra”.

La Biblioteca Gil y Carrasco está ya accesible en los servidores de la ULE [http://bibliotecagilycarrasco.unileon.es/], cuyo Rector subrayó el deseo de dar al nuevo portal la máxima visibilidad, en especial a través de la propia Biblioteca Universitaria.

El nuevo portal tiene seis secciones y una Guía Wiki, descargable, con la descripción de todo el contenido: Autor, Obra Completa, Estudios, Hemeroteca, Martes Románticos y un blog de noticas. La sección Autor cobija las biografías de Eugenio Gil (Un ensueño, Astorga, 1845), Ricardo Gullón o José Luis Suárez Roca, entre otras. En Obras Completas, especialistas, investigadores y público en general encontrarán once volúmenes descargables: Poesía, El Lago de Carucedo, Viaje a una provincia del interior, Crítica Teatral, Miscelánea, Viajes y Costumbres, El Señor de Bembibre, El Último Viaje, Ensayos y Antología. Cada obra incluye estudios de prestigiosos ensayistas, desde Derek Flitter a Iarocci, pasando por Noemí Sabugal, Álida Ares, Miguel A. Varela, González Herrán, César Gavela o Juan Carlos Mestre.

En la sección Estudios destacan los dos tomos, más de 1.600 páginas, de la magna tesis doctoral del profesor Jean-Louis Picoche, decano de los estudios gilianos, además de decenas de ensayos de otros autores. En la sección Hemeroteca se reproducen, también descargables, los facsímiles de los periódicos donde Gil escribía: El Laberinto, Semanario Pintoresco Español, El Correo Nacional, El Pensamiento, y tantos otros.

De todo el contenido digitalizado, destaca el privilegio y la curiosidad de poder acceder a los Manuscritos del autor, su Diario Madrid-París-Berlín, un documento extraordinario que se conserva en el Archivo Histórico Nacional. También incluye las ponencias en pdf y en video [repositorio de la UNED] del Congreso Internacional celebrado en El Bierzo en 2015, así como una decena de poemas recitados y los versos de “Una gota de rocío”, musicados y cantados por Amancio Prada.

En virtud del convenio firmado ayer, Valentín Carrera continuará dirigiendo la Biblioteca Gil y Carrasco, con la misión de mantener y actualizar sus contenidos, incorporando novedades, ensayos, publicaciones que sean de interés sobre la vida y obra del autor. De hecho, el nuevo portal ya ofrece en abierto, desde hace pocos días, el volumen The Lord of Bembibre, la reciente traducción al inglés de la novela El Señor de Bembibre, un acontecimiento editorial que pone la historia de los templarios y el paisaje de nuestra tierra al alcance de millones de potenciales lectores de habla inglesa en todo el mundo. “Gracias a la Biblioteca Gil y Carrasco —concluyó Valentín Carrera—, cualquier persona, pero en especial los más jóvenes, pueden leer en su tableta o en su móvil El Señor de Bembibre en castellano o en inglés, gratis”.

Red de Humanidades Digitales

Finalmente, en el ámbito académico, la Universidad de León se une al centenar de instituciones que ya tienen en sus fondos la Biblioteca Gil y Carrasco en papel, y las Actas del Congreso Internacional, como la Real Academia Española, la Real Academia Galega, la Biblioteca Nacional, la Biblioteca del Congreso (EEUU), las universidades de Berlín, Trento, Friburgo, Teherán, Berkeley, Exeter, Puerto Rico, Iowa, Toulouse, Santiago de Compostela, Vigo, Alicante, Zaragoza o Cádiz. En todas ellas, con atención especial a las facultades de Letras o departamentos de Humanidades, o a centros de investigación relacionados con el siglo XIX y el Romanticismo.

“La Biblioteca Gil y Carrasco —explicó Valentín Carrera— habita no solo en los anaqueles analógicos y digitales, sino también en las redes sociales. Digamos que tiene una segunda vida, para muchos lectores la primera, en redes generalistas como Twitter y Facebook, pero también en las principales redes de investigación en Humanidades, desde Academia.edu a Research Gate, Mendeley, Orcid o Dialnet, pasando por portales de referencia internacional como WorldCat o Digitalia”.

En definitiva, y gracias a la nueva y mejor visibilidad de la Biblioteca Gil y Carrasco, la Universidad de León confirma su apuesta por las Humanidades Digitales y facilita a investigadores de todo el mundo el acceso a los últimos estudios sobre Gil y Carrasco, “un berciano universal y un romántico del siglo XXI”.

 

 

navia banner 1

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.