En la actualidad, se estima que en nuestro país solo el 39% de los investigadores son mujeres y según datos del Ministerio de Educación el número de alumnas matriculadas en carreras de la rama científica no ha dejado de disminuir en las últimas décadas. En este sentido, para los expertos la educación y los estereotipos asociados a determinadas áreas del saber continúan siendo los detonantes de estas cifras. Para tratar de motivar un cambio en esta trayectoria, la asamblea General de las Naciones Unidas estableció en 2015 el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia con la meta de alcanzar el pleno acceso y participación en la ciencia de manera equitativa para mujeres y niñas. La fecha escogida para esta conmemoración fue el 11 de febrero, muy próxima en el tiempo a la del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, que tendrá lugar el próximo 8 de marzo. Ambas celebraciones tienen como objetivo visibilizar y poner en valor el trabajo de las mujeres, así como buscar la igualdad de oportunidades entre ambos géneros.

En la actualidad, y gracias a estas medidas, nos encontramos inmersos en el inicio de un cambio de paradigma en el que el género femenino comienza a percibir los derechos y oportunidades que le corresponden. Ejemplo de ello son precisamente las grandes mujeres científicas con las que cuenta nuestro país, como la bioquímica Margarita Salas, la especialista en biología celular y molecular Flora de Pablo o la biomecánica Montserrat Calleja Gómez. En el campo de la educación universitaria, por su parte, las mujeres representan más del 50% del total de los estudiantes, tanto en los estudios de grado como de máster, cifras que contrastan positivamente con las de hace unas décadas. También en el mundo del deporte hemos vivido un punto de inflexión y es que ahora las mujeres triunfan en disciplinas tradicionalmente masculinas. No hay que remontarse demasiado en el tiempo para encontrar ejemplos, con fijarnos en el último choque futbolístico entre el Athletic de Bilbao y el Atlético de Madrid y en los asistentes a dicho encuentro, casi 50.000 espectadores, vemos que las mujeres empiezan a tener visibilidad en ámbitos hasta ahora impensables.

Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer. Siguiendo con el ejemplo deportivo, un síntoma de que las mujeres continúan en un segundo plano es que los hombres y sus competiciones siguen copando los medios de comunicación, los patrocinios de las grandes empresas y los pronósticos de las páginas especializadas en el análisis de la trayectoria de los diferentes clubes. En el campo de la ciencia la situación es similar, y aunque en la actualidad no es raro ver a mujeres como integrantes de investigaciones científicas, sí que lo es verlas desempeñando el rol de líderes.

mujeres en la ciencia 2

Es por ello por lo que la Universidad de León (ULE) ha decidido sumarse a las diferentes iniciativas llevadas a cabo en la provincia para conmemorar este día y aportar su granito de arena a este cambio. Así, desde la ULE se han promovido en diversas facultades e institutos, una serie de actividades desde principios de mes con el objetivo de visibilizar la labor de las científicas y promover la igualdad de género en el campo de la ciencia. En este contexto se engloban las charlas llevadas a cabo en el instituto Álvaro Yáñez y en instituciones como el Centro de Supercomputación de Castilla y León, las visitas a las instalaciones de las facultades de ciencias en el Campus de Vegazana o las mesas redondas organizadas en el Campus de Ponferrada sobre la labor científica de las mujeres en la ULE.

A todas estas iniciativas se suma ahora la puesta en marcha de la tercera edición del concurso fotográfico que se celebra con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora y que este año girará precisamente sobre la presencia de la mujer en la ciencia. El certamen, organizado por el Vicerrectorado de Responsabilidad Social, Cultura y Deportes de la ULE junto a la Asociación de Biotecnólogos de León, busca sensibilizar no solo a la comunidad universitaria sino también a la ciudadanía en general sobre la importancia de la no discriminación y de la participación igualitaria de la mujer en la ciencia. Es por ello por lo que el concurso está abierto tanto a los integrantes de la universidad (alumnado, profesorado y personal administrativo) como a cualquier persona que sienta interés por este tema y que desee compartir su obra.

El plazo de recepción de las fotografías ya está abierto y finaliza el próximo 24 de febrero. Una vez superado este período, todas las imágenes pasarán a formar parte de un galería virtual que se podrá visitar en la página web de la universidad. De entre todas ellas, el jurado escogerá un total de 20 fotografías que serán expuestas el 8 de marzo en el marco de la inauguración de las Jornadas de Divulgación Científica ConCiencia organizadas por la Asociación de Biotecnólogos de León. A mayores, el jurado también establece en sus bases que otorgará un total de 3 premios de 300, 150 y 75 euros respectivamente, y sorteará un lote de 4 libros entre todos los participantes.

Con este nuevo proyecto la ULE reafirma su compromiso con la comunidad científica femenina y con la lucha por poner en valor su trabajo y derechos.

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.