En la jornada en la que los miembros de la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital del Congreso de los Diputados han visitado las cuencas mineras del Bierzo y las centrales de Anllares y Compostilla, los populares Ángel Calvo y Eduardo Fernández insisten en que el Gobierno de España mantiene su compromiso con el carbón como fuente de generación eléctrica autóctona que debe permanecer en el mix energético de 2020 a 2030.

Para los populares los planes de Enel, principal accionista de Endesa, de cerrar en 2020 dos de sus centrales de carbón, lo único que confirman es que el compromiso de Enel con España no es el que le gustaría a este Gobierno y que no está siendo coherente con las necesidades de la política energética del país.

Ángel Calvo entiende que la decisión no debe quedar en manos de las compañías y apeló a la necesidad de convertir el reglamento en Decreto Ley de manera que el Ministerio pueda decidir sobre el cierre o no de una central: “Pedimos que los grupos políticos tengan el mismo discurso en Madrid que aquí y que ese reglamento que ahora existe se convierta en ley porque será la única manera de que los partidos de la oposición puedan decirle al ministro de Industria que no ha cumplido”.

Desde el Partido Popular se reprochó a los socialistas lo que califican un doble discurso entorno al carbón, recordando las declaraciones realizadas por Cristina Narbona en una entrevista a finales de junio en las que dejaba clara la apuesta socialista por el gas como fuente de energía para el futuro: “su apuesta no es el mantenimiento del carbón si no su atenuación”.

Hay que recordar que, según la legislación vigente, el cierre de una central eléctrica es un procedimiento administrativo regulado y que, si se cumplen las condiciones establecidas, nadie lo puede impedir, salvo que Red Eléctrica diga que no es posible por seguridad de suministro.

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.