Con la aprobación del presupuesto a la vuelta de la esquina, el equipo de gobierno confía en que el remanente del ejercicio de 2017 superior al millón de euros. Con esta cuantía, el planteamiento pasaría por cancelar el crédito del plan de pago de proveedores del que restan por devolver 1.016.000 euros.

No es la única opción ya que el Ayuntamiento también plantea una inversión patrimonial sobre la que no hay mayor información por cuanto se encuentra en negociación, pero que según el alcalde, José Manuel Otero, sería “importantísima para el Ayuntamiento” y “marcaría el futuro de Bembibre en estos próximos años”.

Dos planteamientos que incluso podrían ser simultáneos en función de la capacidad económica del Ayuntamiento después de conocer el remanente de tesorería. Por un lado, cancelar el plan de pago a proveedores permitiría a la administración local poner punto final al crédito para hacer frente a la deuda con empresas y clientes, pero con las miradas puestas en esta inversión en un bien patrimonial “que será muy beneficioso para el municipio”.

El Ayuntamiento también confirmó que la deuda ha bajado al 15,70% (el máximo legal se establece en el 110% del presupuesto).

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.