El consejo de Administración de Pibasa dio luz verde a las cuentas anuales del pasado ejercicio de 2017, que ratificó el Pleno municipal con el apoyo unánime de los concejales de la Corporación. Unas cuentas que reflejan un superávit de 10.474 euros que se destinarán a compensar pérdidas de ejercicios anteriores.

Así ratificaron los ediles en otro de los puntos del orden del día que debían decidir el destino de este resultado. La Corporación acordó que esta cantidad se destinará íntegramente a compensar estas pérdidas anteriores.

La pasada semana el consejo de administración de la empresa pública Pibasa dio luz verde a las cuentas, aprobadas también por unanimidad, sin embargo aún era necesario el trámite plenario para dar validez a los números.

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.