Transcripción literal de la Nota de Prensa emitida por el Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de Bembibre

Es muy fácil escudarse en la crisis poblacional que azota a la comarca para decir que Bembibre es un municipio más, que nada puede hacerse cuando se desatan contra nosotros las fuerzas de la economía capitalista. Es muy fácil, pero muy falso. Ciertamente, todos los municipios del Bierzo han perdido habitantes, pero Bembibre se lleva la palma, ha perdido 212 personas en un año, lo que significa el 2,31 % de lo que se registró el 1 de enero de 2018, y esto no puede asumirse como si fuera un caso más de tantos.

Para que se entienda la dimensión de nuestro problema, Ponferrada, en el mismo período, ha perdido 549 habitantes, pero Ponferrada tiene siete veces más gente que Bembibre y eso solo le supone un 0,83 % de los que tenía hace un año (1,48 % menos que Bembibre). Se podrá alegar que, claro, Ponferrada es la capital de la comarca, nunca ha tenido minas de carbón y resiste mejor los envites del destino.

Falso, también. Ahí tenemos el caso de Fabero, mucho más afectado por el cierre de las minas que Bembibre, y solo ha perdido 84 habitantes, lo que supone un 1,81 % de su población en el mismo período (0,5 % menos que Bembibre). Y tampoco se podrá alegar que Fabero tiene más posibilidades de desarrollo que Bembibre, porque eso salta a la vista.

Lo venimos anunciando año tras año y aquí nadie parece darse por aludido. En 2011, el año que Otero fue elegido alcalde, Bembibre tenía 10.060 habitantes y hoy tiene 8.979, es decir, en 7 años Bembibre ha perdido 1.081 habitantes, lo que supone la friolera de un 10,75 %, o sea, más de 1 habitante por cada 10 de los que había. No solo se ha bajado de la cifra psicológica de los 10.000 habitantes (que nos llevó a perder 4 concejales en el Ayuntamiento), sino que hemos bajado del humillante listón de los 9.000, que son los que Bembibre tenía en los años 70 del siglo pasado.

Hemos retrocedido casi 50 años en 7 de mandato de Otero y no se le ocurre decir nada, a él que lo registren, que es de La Ribera. Él sí que ha salido ganando, porque sigue cobrando 40.000 € al año del Ayuntamiento, más lo que nunca nos ha querido decir que cobra de las Cortes de Castilla y León. Mientras, el paro en Bembibre sigue sin remitir y se desperdicia un polígono industrial que se creó precisamente para absorber los excedentes del carbón, un polígono donde Otero no ha sido capaz de urbanizar un metro cuadrado, ni de vender una sola parcela. El aspecto desolador de nuestras calles demuestra hasta qué punto hemos caído en el pozo sin ninguna esperanza de remontar, al menos con Otero. Pero Otero ya se ha apañado una buena jubilación y eso es lo que cuenta, para él, claro.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.