Transcripción literal del comunicado del PSOE

Lo advertimos en el Pleno del 28 de junio de 2012, pero José Manuel Otero hizo oídos sordos a nuestra petición, como siempre, y decidió municipalizar la gestión de la Guardería de Bembibre. Enseguida hemos visto los resultados de esa gestión: precios por las nubes y, encima, pérdidas.

Esta es otra muestra más de la capacidad de gestión de José Manuel Otero al frente de la Alcaldía de Bembibre, confirmando día a día que le viene demasiado grande y que no es capaz de proporcionar servicios al ciudadano sin que le supongan un sobreprecio, tanto a la hora de pagarlos, como a la hora de asumir las pérdidas generadas.

En el citado Pleno del 28 de junio, el Partido Socialista denunció públicamente la subida brutal de los precios de la Guardería Municipal, que se incrementaban, de media, un 41 % con respecto a los que venía aplicando la empresa que la gestionaba. A la oposición nos pareció un aumento excesivo, y más en épocas de crisis, pero desde el Partido Popular dijeron que se hacía necesario para cubrir, “como mínimo, el coste del servicio”. Además, insistieron en que la única solución para no perder dinero era asumir el Ayuntamiento la gestión, puesto que las empresas saldrían más caras. Así, ni siquiera se molestaron en promover un concurso público.

Por contra, en Cacabelos, por poner un ejemplo cercano, sí sacaron su guardería a contratación y consiguieron unos precios más competitivos, que les están permitiendo mantener el servicio sin riesgos para el Ayuntamiento. La hora de guardería en Cacabelos sale a 40 € de media y en Bembibre sale a 51,40 €, un 28,5 % más cara.

El Partido Socialista entendió entonces que manteniendo los precios se conseguirían más niños y se podría hacer frente a los costes del servicio. El PP dio la respuesta más fácil: el que lo quiera que lo pague. Y así les ha lucido el pelo, porque el propio Otero ha tenido que admitir que el número de alumnos “roza los 35” y ya todos sabemos que cuando Otero dice eso es que los roza por defecto, es decir, que hay muchos menos niños que esos 35 que él indica, cuando el año pasado se duplicaba esa cifra. Si, además, la previsión mínima de funcionamiento se hizo con 50 niños, está claro que no sólo se ha encarecido a lo bestia el servicio sino que el Ayuntamiento tendrá que poner dinero para compensar las pérdidas que su decisión ha generado.

Ahora Otero, al mes de reabrirse la guardería, vuelve a buscar el remedio en privatizar el servicio como lo dejamos los socialistas. Si esa era la solución, ¿por qué decidió lo contrario, asumiendo una gestión deficitaria que vamos a pagar todos los bembibrenses? ¿Quién va a responder de este desajuste económico durante todo el curso escolar? ¿También aquí querrá Otero que se responda con el patrimonio personal del alcalde?

Se sigue demostrando que lo que funciona en Bembibre es lo que se mantiene como estaba y que todo aquello que toca Otero deja de funcionar.

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
Caperucita Roja Lateral

 

compramostucoche.es