Transcripción literal del comunicado de prensa del Grupo Municipal Socialista

Este jueves debería celebrarse en Bembibre el pleno ordinario del Ayuntamiento, como todos los últimos jueves de los meses impares del año, pero Otero no ha querido convocarlo. Tampoco quiso convocar el de julio ni el de mayo. Convocó, eso sí, el de marzo y no el de enero. Y, en 2013, a partir de mayo, se saltó los de julio, septiembre y noviembre. Tocamos, en definitiva, a pleno ordinario por año, más o menos.

Otero, que llegó a la alcaldía pregonando que había importado la transparencia política a Bembibre, enseguida dio muestras de que esa transparencia no tiene nada que ver con él y ha acabado siendo el único alcalde de Bembibre al que se ha condenado judicialmente por todo lo contrario, por ser opaco, por haber vulnerado el derecho fundamental a la participación política de los concejales de la oposición, al no entregarles ni permitir su acceso a determinadas facturas que viene pagando sin justificar el equipo de gobierno del PP desde su toma de posesión, como bien sabe todo el mundo.

Con los plenos Otero se ha hartado de decir que es en el salón de sesiones y no en los medios de comunicación donde deben debatirse los asuntos que importan a los ciudadanos. Incluso ha llegado a retarnos a “hablar de los problemas de los bembibrenses en el salón de plenos, sin cortapisas y sin tiempo límite para que cada uno cuente su verdad”. Pero, llegado el momento de hacer todo eso efectivo, la única verdad es que no convoca plenos ordinarios porque no le interesa, porque legalmente deben incorporar ruegos y preguntas de la oposición para controlar al equipo de gobierno y Otero no quiere que se le controle nada de lo que hace.

Otero prefiere los tumultos y las tropelías que prepara en los otros plenos que organiza a su medida, diciendo barbaridades, saltándose el orden del día sin el menor rubor y citando a los palmeros más desvergonzados del PP local para que a él lo jaleen y a nosotros nos insulten o nos amenacen hasta echarnos del salón de sesiones y luego decir que nos hemos ido y que no queremos debatir. Un truco muy viejo y una muestra muy simple del talante despótico y caciquil de este personaje que nos gobierna y que cada día deja más claro que Bembibre le viene muy grande.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
Caperucita Roja Lateral

 

compramostucoche.es