Un gran lazo rosa presidió este viernes los actos contra la violencia de género que, como cada 25 de noviembre, se suceden por todo el mundo. En esta edición no fue sólo la vistosidad del lazo, sino la simbología del acto con 45 pares de zapatos para representar sitios vacíos por la ausencia de las 45 víctimas mortales (hasta ayer eran 44, cuando fue asesinada en Madrid Alia Díaz, de 26 años, a manos de su pareja).

Consignas contra la violencia de género desde la concejalía de Acción Social del Ayuntamiento, del Ceas de Diputación, de la residencia El Santo que se implicó con la confección de las camisetas moradas.

El protagonismo esencialmente fue para los más pequeños, escolares de diferentes centros educativos de Bembibre quienes demostraron su concienciación en tema tan sensible como es la violencia de género con las consignas contra los malos tratos y relatos desgarradores sobre violencia doméstica. 

Escolares de los colegios Santa Bárbara, Menéndez Pidal, Virgen de la Peña, y los IES Álvaro Yáñez y El Señor de Bembibre que clamaron por una sociedad igualitaria y justa. Niñas y niños, que son el futuro, quienes hoy toman conciencia y quienes deben sentar las bases de la sociedad del mañana.

Siguiendo la línea del año pasado, el acto terminó con un minuto de silencio y posteriormente se soltaron 45 globos por las víctimas.

 

Resumen en vídeo del acto

 

Más fotos del evento

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.