El sindicato CSIF finalmente ha accedido a retirar la impugnación del convenio colectivo de Huaris CC&CC una vez se presentaron 330 firmas de trabajadores sobre una plantilla total ligeramente superior a los 400. El sindicato había justificado la impugnación por los recortes salarial y derechos laborales frente al convenio estatal, pero la empresa respondió notificando el cierre de las instalaciones del polígono de San Román.

El cambio de postura garantizaría la continuidad de los proyectos tras la incertidumbre que se vivió la pasada semana sin que ninguna de las partes cediera.

Finalmente fue la parte sindical la que renunció a ejercer las acciones que habían anunciado, aunque ponen de manifiesto un compromiso futuro para establecer mejoras al alza a partir de diciembre del próximo año, e incluso que la empresa reduciría en un año el acceso a categoría de teleoperador junior y compromiso de mantener los 60 puestos pendientes de negociación.

La plataforma de trabajadores difundió un comunicado celebrando “el fin de estos días de dudas entre la plantilla” y anuncia que “en el momento en que sea necesario volver a defender a los trabajadores, si por parte de la empresa se incumplen alguna de las condiciones que ha ofrecido y que se están negociando, llevaremos a cabo actuaciones en la misma línea de las celebradas a lo largo de esta semana”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.