La inteligencia emocional engloba todas aquellas capacidades que nos permiten resolver problemas relacionados con las emociones y los sentimientos, tanto con los nuestros como con los de los demás. Para ser felices es más importante saber descifrar lo que nos ocurre y actuar en consecuencia que tener almacenados muchos conocimientos.

La educación emocional busca el crecimiento integral de la persona para conseguir un mayor bienestar en la vida.

El Centro apuesta por esta educación ya que se ha demostrado neurológicamente que controlar las emociones es imprescindible para procesos de razonamiento, toma de decisiones, despertar la curiosidad y mejorar la atención. Sabemos que nuestro alumnado necesita recursos para controlar las emociones en distintas situaciones, competencias emocionales para afrontar problemas con mayor éxito, autocontrol y bienestar.

Por ello desde las aulas apuestan por el desarrollo de la cultura emocional del alumnado, elaborando proyectos que se llevarán a cabo en el “plan de acción tutorial” desde Infantil hasta la etapa de Educación Secundaria Obligatoria. De esta manera se preparan para que desde bien temprano puedan controlar y gestionar sus emociones, así como prevenir problemas de intolerancia, frustración, falta de adaptación al grupo, agresividad.

El objetivo del colegio tiene con esto un destino claro, hacer de su alumnado personas emocionalmente equilibradas y socialmente competentes.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.