Vicente del Bosque ejerció de mantenedor del XLV Festival Nacional de Exaltación del Botillo de Bembibre, y como era de esperar, levantó pasiones ya desde su llegada al Ayuntamiento. De hecho, el alcalde ha reconocido desde el primer momento que la razón principal para decantarse por este mantenedor no fue otra que su carisma, y así lo ha correspondido con quienes han buscado un instante, aunque sea breve, con el ex jugador y ex entrenador de fútbol.

En su discurso, el mantenedor reconoció que en la primera toma de contacto le asaltaron las dudas “pues, aunque tengo habitualmente buenas intenciones de corresponder con aquellos que me solicitan acudir a algún evento de estas características, confieso que lo asumí con muy pocos conocimientos sobre la localidad y sus tradiciones”, pero no ocultó su satisfacción por que “el fútbol os interese”, que implícitamente está presente en esta fiesta del Botillo.

“Y que el fútbol tenga esta consideración social, a mí me gusta. No siempre ha sido así, posiblemente, ahora es porque se ha ganado, a mí me gustaría que no sólo fuera por eso, sino por los buenos comportamientos de todos”, expresó el mantenedor bajo la atenta mirada de la multitud que se dio cita en la gala del Festival del Botillo

Del Bosque se refirió a cuántas personas podían ejercer de mantenedores, e incluso apuntó a su pertenencia a la comunidad, “si acaso mi nacimiento en Salamanca, por tanto castellano y leonés”, que le ha podido acercar a la comarca en el terreno futbolístico con el equipo Federación Oeste, “cuando tantos equipos de esta provincia jugaban junto a la Unión Deportiva Salamanca, el Hullera, Laciana, el Fabero, La Bañeza, la Ponferradina, el Astorga, también la Cultural y entre ellos el Atlético Bembibre”.

Vicente del Bosque se suma a la lista de mantenedores que honran a este embutido que en el terreno cultural se ha convertido en un emblema que sigue creciendo año tras año. Una participación en el evento que, expresó su deseo, “ojalá le podamos dar el eco que se merece, con esta cena”.

Del Bosque no pasó por alto su vínculo con el deporte que le ha convertido en uno de los grandes (en todos los sentidos, hasta el título de Marqués), así como su relación con el Madrid y con la Selección Española. Un club, el Real Madrid, que hace poco cumplió 114 años, “con lo cual he podido estar una tercera parte de su vida, de su historia, he tenido diferentes responsabilidades”. Desde abajo: “entré como botones y salí como director del banco”, con un millar de partidos oficiales entre jugador y entrenador.

“Tuve la oportunidad de aprender unos valores, cultivarlos durante muchos años y poder transmitirlos como entrenador a jóvenes y a profesionales”. Y al frente de la Selección “hemos tenido de todo”. “Los mayores éxitos de la historia de nuestro fútbol y también alguna decepción, ganar y perder, como ocurre en cualquier actividad de la vida. Como le pasa a cualquiera que compita”. Y con un mensaje directo: “hay que esforzarse para ganar, todo el mundo quiere ganar, pero también hay que educar a nuestros jóvenes en admitir la derrota”.

El mantenedor destacó la capacidad de este deporte en particular para “exportar” talento, y añadió que hay quien ataca a este deporte “por disculpar una derrota”. Por el contrario, “lo tenemos que cuidar”.

Aludiendo al carácter de Vicente del Bosque, fue él mismo quien terminó su discurso destacando que “la generosidad siempre es rentable”, y que sólo así “tendremos una sociedad mejor, si cuidamos a aquellos que más lo necesitan”.

El alcalde de Bembibre volvió a destacar la masiva participación en el Festival nacional de Exaltación del Botillo, el “más espléndido escaparate que tiene Bembibre”, expresó. No sólo el acto central, en el pabellón de deportes Manuel Marqués Patarita, sino la semana cultural, o de la Feria Agroalimentaria “que acerca al Bembibre Arena cada edición en torno a las 10.000 personas, un 70% visitantes de fuera”.

Un evento que el año pasado se hermanó con Jaraíz de la Vera y que en esta ocasión suma un nuevo hermano, como es Guijuelo, pero cuya grandeza “no sólo se mide por la cantidad de participantes, sino por la calidad de los invitados, especialmente de nuestros mantenedores, personas destacadas en distintas facetas de la vida profesional o artística, que nos han dedicado su valioso tiempo y han comprobado que el Botillo en Bembibre engancha”.

Y es que hay mantenedores que lo han sido y que repiten, como es el caso del cocinero Sergio García que vuelve un año más a compartir mesa para disfrutar del evento.

Con símiles futbolísticos, “nuestro botillo le ha marcado un gol de campeón a los malos tiempos y a la crisis”, y lo hace con este mantenedor, “de lujo”, con Vicente del Bosque, que capitaneó el equipo que ganó un mundial de fútbol. “Él como nadie sabe lo que es el esfuerzo y el trabajo en equipo”. “Sin embargo, hasta Bembibre lo ha traído su faceta personal: sencillo, afable y muy cercano”, concluyó.

La concejala de Cultura, Turismo y Fiestas, Laura Álvarez, agradeció la asistencia de público en los actos desde el primer momento. Y también hizo un guiño al concurso literario, que este año contó con 47 obras participantes.

Por unanimidad del jurado, el ganador es José González Torices, de Quintanilla del Olmo (Zamora) residente en Valladolid, con la obra "Los redobles del Botillo".

Posteriormente, como viene siendo habitual antes de la cena de gala, la nota musical la puso la cantante Marta Sánchez, que presentó alguno de sus temas aprovechando la actuación programada en el XLV Festival Nacional de Exaltación del Botillo.

El acto estuvo presentado por los locutores Chelo Costa y Fernando Tascón.

Al término, más de 1.200 comensales de dieron cita en el comedor dispuesto y organizado al detalle para la ocasión, en uno de los pabellones para degustar el plato protagonista de la velada.

Un embutido, en definitiva, tan íntimamente relacionado con la gastronomía berciana que consigue algo tan complicado como reunir a más de un millar de persona en una jornada no sólo para cenar sino también para disfrutar sentados a la mesa, con la verbena posterior y, en definitiva, con todos los actos organizados al respecto.

pasó por alto la masiva participación en esta edición del Festival, y dando respuesta a una pregunta de la presentadora, confirmó que a partir de ahora el Ayuntamiento va a "buscar la posibilidad de aumentar el aforo". Porque lo que pretendemos es que seamos cada vez más y darle más difusión a este festival del Botillo".

"Son ya 44 años haciendo que el que parecía nuestro más pobre menú se convierta en toda una estrella que brilla con luz propia al tiempo que da luz a las cualidades de Bembibre", expresó el alcalde, que defendió "respetar y mantener aquello que ha sido seña de identidad es la mejor forma de seguir creciendo como pueblo".

Otero aludió a la multiculturalidad de Bembibre, hasta donde "han llegado gentes de los puntos más diversos". Todos han sido acogidos con tal naturaliedad que se convierten en uno más de los nuestros". Con un mensaje directo en defensa de la capital del Bierzo Alto de la que, dijo, "Bembibre es cultura".

Una fiesta que, además,tuvo sorpresa, nada más y nada menos que la internacionalización del evento que llegó hasta la Antártida de la mano del periodista berciano Valentín Carrera.

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.