Una semana después del último ‘sinpa’ en la comarca en el restaurante El Carmen de Bembibre, la investigación sigue la pista de los supuestos autores con el objetivo de identificar concretamente a las personas directamente responsables. Contratos, matrículas, NIEs (número de identidad de extranjero) y hasta vídeos forman parte de una investigación que ya tiene identificadas a varias personas que participaron en los hechos de Bembibre y Ponferrada, aunque todavía no ha trascendido si se ha identificado a las personas directamente responsables.

La abogada Beatriz Vega, consultada por este periódico, considera que estos hechos son constitutivos de un delito de “estafa”, de acuerdo con la calificación jurídica que le otorga el artículo 248 del Código Penal, sin perjuicio de las responsabilidades civiles que pudieran existir. Al tratarse de un delito por cuantía superior a 400 euros la petición de pena de prisión que se puede pedir oscilaría entre los 6 meses y 3 años.

En opinión de la letrada, se dan los elementos que recoge el citado artículo, tales como ánimo de lucro, engaño bastante para producir error en otras personas, y acto de disposición en perjuicio propio o ajeno.

Eso sí, es necesario previamente identificar a las personas que contrataron el convite tanto para establecer la responsabilidad del pago como para atribuirles el presunto delito de estafa.

Por lo pronto, la investigación da por válido que los protagonistas fueron los mismos en El Carmen y con en el restaurante El Rincón de Pepín de Ponferrada, lo que ha facilitado las labores de identificación de numerosos invitados. Eso sí, todavía falta identificar a los cabezas visibles de las respectivas estafas.

El papel del resto de invitados

Aunque parece claro que la autoría material corresponde a las personas concretas que contrataron los respectivos eventos, cabe pensar que los asistentes no se presentaron espontáneamente, sino que acudieron al convite invitados por la familia en cada uno de los casos. La cuestión es, ¿qué papel juegan los invitados?

La abogada Beatriz Vega diferencia dos aspectos. Por un lado, si hubo implicación de éstos como posibles cómplices o encubridores, donde entra en juego el conocimiento que tienen de la supuesta estafa, si éstos podrían haber sabido previamente lo que iban a hacer. Algo que, en cualquier caso, debería acreditarse con las correspondientes dificultades.

Pero luego hay otro aspecto: ¿quién los invitó? Al respecto considera que se puede pedir declaración a los invitados que se vayan identificando para que éstos identifiquen a la persona o personas que están detrás del bautizo.

 

 

compramostucoche.es