Latas, envases, botellas de vino, licores, botellines de cristal y cristales rotos. Es la imagen característica después de un fin de semana de botellón. Una situación a la que se exponen los 200 alumnos de entre 6 y 12 años y que parece no tener solución por el fácil acceso para los más jóvenes y la impunidad que tienen cuando se trata de divertirse a su manera.

Son los hechos que ha puesto de manifiesto el Ampa y el propio centro en el escrito que han dirigido al Ayuntamiento para reivindicar el mantenimiento del cargo de conserje: “cristales rotos, envoltoros de comida, basura, restos de accesorios de características sexuales”, señalan, e incluso, hasta “restos de haber consumido estupefacientes”.

Unas prácticas que no casan en absoluto con la educación de los más pequeños, que en ocasiones se encuentran con restos en los recreos y hasta en el patio del comedor, y que incluso llega a ser aún más llamativo cuando los días de lluvia el botellón se realiza en el patio cubierto que utilizan los escolares de 6 años.

No se trata de casos aislados pues desde 2010 se han sucedido varias denuncias por la celebración de botellones que han llevado consigo incluso actos vandálicos, con ventanas rotas, cristales esparcidos por el gimnasio, persianas arrancada, pintadas y otros destrozos.

Desde entonces parece que la situación no se ha corregido. De hecho, lo que se ve en la foto podría ser sólo una mínima parte de la realidad después de muchos fines de semana ya que según las fuentes consultadas por este periódico la conserje retiró el grueso de los residuos del patio.

Noticia relacionada:

 

728x90-cuenta-on-verde
happyending 728x90 jpg
Caperucita Roja Lateral

 

compramostucoche.es