Javier Blanco es un joven de 36 años afectado por Esclerosis Múltiple recurrente remitente, diagnosticado con a penas 15 años de edad. Camina a paso muy lento apoyado sobre dos muletas y necesita entre 4 y 5 minutos para recorrer tan sólo 100 metros, por lo que el coche muchas veces es su gran salvavidas. Pero entonces se presenta otro problema: el mal uso que hacen muchos conductores de las plazas de aparcamiento reservadas para discapacitados.

Desde su ventana divisa una plaza de minusválidos frente a un supermercado, y desde ahí comprueba los numerosos incumplimientos que se cometen cada día con personas que ocupan esta plaza por no cruzar la acera o por no dejar el coche en el estacionamiento del supermercado -para más señas, gratuito-. En otras ocasiones, conductores que para no ocupar la plaza de minusválidos optan por dejar el coche en doble fila de tal modo que no sólo no permiten el acceso al discapacitado sino que además obstaculizan innecesariamente la circulación.

Una situación que le ha llevado a plantear la posibilidad de que cualquier ciudadano denuncie estos hechos de forma anónima, salvaguardando, además, las garantías de los conductores que infringen la norma. Para ello, ha impulsado la web www.aparcaenminusvalidos.es una página tiene un “objetivo concienciador” para que la población sea sensible sobre los problemas que causan a las personas que, por sus circunstancias, realmente necesitan estas plazas.

captura web plazas minusvalidos

“El objetivo es que cualquier persona pueda denunciar de forma anónima el uso que se hace de estos aparcamientos”, asegura Blanco, quien ha impulsado la web desde Bembibre con la intención de poner de manifiesto estos abusos en cualquier punto del país.

Inicialmente, Javier no pensaba hacer una web, simplemente comprobar el funcionamiento de una plantilla para un blog o denunciar estos hechos a través de redes sociales. “Ahora veo que tiene buenos resultados, en tres meses casi 2.000 visitas”, destacó, con más motivo cuando está en sus inicios con escasa promoción.

Durante este tiempo se ha corrido la voz por Bembibre y ha surtido efecto “aunque sea por la vergüenza de aparcar en una plaza de minusválidos”. “En 15 días no había conseguido ninguna foto, pero llegó el verano, viene la gente de fuera y vuelven a utilizar esta plaza de minusválidos quienes no son minusválidos”, lamenta.

Por el momento está él solo en este proyecto, con algunas aportaciones que debe revisar a fin de difuminar la matrícula del vehículo infractor, ya que no pretende que dé lugar a una denuncia administrativa, sino una denuncia social para concienciar a los conductores. Asegura que cuenta con la promoción de Aspaym y un compromiso de la DGT vía Twitter para intentar reforzar el mensaje.

También, a través de esta red social se ha dirigido al Congreso, a la Moncloa, a los grupos políticos, pero ninguno de ellos le ha contestado.

Este joven conoce muy bien la necesidad de estas plazas por personas que, como él, tienen problemas de movilidad hasta tal punto que en muchos casos recorrer escasos metros puede ser una tarea complicada.

 

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
Caperucita Roja Lateral