Un jubilado de 71 años, Fernando T., ha expresado su indignación por un premio de 5 euros de un Rasca de la Once que no pudo cobrar en Bembibre, sino que debía desplazarse a León. La razón de ser fue que el lector de cupones no pudo leer correctamente el código de barras, con lo cual para cobrar los 5 euros debía invertir otros 15 en carburante.

Los hechos se remontan a la tercera semana del mes de julio cuando este bembibrense adquirió un boleto del Rasca de la Once. Según indica en la reclamación que efectuó ante la Oficina del Consumidor. Expuso que “el vendedor rasca demasiado el código de barras y al leerlo y le dice que no puede abonárselo”. El premio era de cinco euros.

Fernando asegura que llamó a la delegación provincial de la Once hasta cuatro veces, llamadas que en ocasiones le mantenían a la espera durante largos periodos de tiempo, y que la respuesta que obtenía era que debía acudir a León a cobrar el premio de cinco euros, a pesar de su queja insistente por lo poco rentable que le iba a salir el premio que acababa de ganar.

En la reclamación puso de manifiesto que el boleto tiene una numeración en el anverso y un código de barras, con lo que nunca llegó a entender que la única forma de cobrarlo era recorriendo 200 kilómetros con un coste mínimo de 15 euros, para cobrar sólo cinco.

Con su insistencia, quejas y la denuncia en Consumo, consiguió que la Once accediera a hacerle llegar el premio a casa, “además me dijeron que me enviarían un regalo”. “Cuando vino la representante le dije que ya no quería el premio, pero tampoco estaba el regalo por ningún lado”, ironizó, toda vez que expresó su enfado monumental por esta política de pago de premios cuando surgen problemas de esta naturaleza.

Este bembibrense criticó que no pueda haber soluciones ante problemas de esta naturaleza ni que los vendedores tengan capacidad para gestionar estos premios cuando existen problemas de esta naturaleza que, además, asegura que ha sido ajeno a él.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.