La Peña de Montañeros Gistredo, como cada año cuando se acercan las fiestas navideñas, cumplió con la tradición de colocar el Belén en el pico más alto de l Bierzo, el Catoute. Hace 48 años ya, que se organizó la primera ascensión al Catoute con este propósito, y desde entonces, de forma ininterrumpida, los montañeros de “la Peña” no han dejado de recorrer los aproximadamente 12 kilómetros necesarios para superar el desnivel de 1.000 metros que hay hasta la cima.

Fotos: Pierre Gonzalva y Eduardo Olano

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.