11:54 de la mañana de este viernes día 22 de diciembre. Habían pasado casi dos horas y tres cuartos desde el inicio del Sorteo Extraordinario de Navidad y 40 minutos de pedreas consecutivas con el sonido característico de los “mil euros”. En ese momento Noelia canta el número: 71.198. Lo repite una y otra vez, como viene siendo habitual cuando sale uno de los premios importantes. Era el Gordo, no quedaba duda, se escuchaba repetir “4 millones de euros”. Inevitablemente la atención se centra en la televisión, en el número que a muchos les suena, incluso por fonética muchos podían entender 61.198. Pero no, tenía que ser el 71.198. Por un solo número no cayó en Bembibre la friolera de 120.000.000 de euros que hubiera repartido la cafetería Montecassino.

“Primero te das cuenta que sale el 8, ya sabemos que tenemos el reintegro; luego el 98 y nos empezamos a dar un abrazo; y después sigues viendo el 198 y empiezas a ver que puede ser tu número”. Así lo relató Alicia, la propietaria del establecimiento, a Bembibre Digital, quien describió el momento de tensión, nervios e incertidumbre que se vivió en el bar durante buena parte de la mañana.

En el momento en que se dieron cuenta de que sólo cambiaba un número (además sólo la primera cifra) hubo una mezcla de sinsabor por el capricho de la suerte como también de satisfacción. Y es que, como explicó la propietaria orgullosa, los clientes que se llevaron el décimo ganaron 120 euros por terminación y reintegro.

Eso sí, en Bembibre hubo furor durante buena parte de la mañana. Primero confusión, muchos habían escuchado algo pero no sabían si había tocado el Gordo en el Montecassino o simplemente era un número parecido. Para la anécdota, Alicia explicó que incluso una clienta que estaba en la peluquería “vino corriendo a medio peinar pensando que tocó el Gordo”.

No hubiera venido nada mal: despacharon aproximadamente unos 6.000 euros en lotería, lo que viene a ser 30 billetes (300 décimos). Por un número no hubo una lluvia de millones en Bembibre, aunque al final queda la satisfacción porque, en su conjunto, repartieron 36.000 euros con un número tan parecido al que se llevó el Gordo.

Esto anima a seguir jugando: "está cerca", apuntó Alicia, que ya pone las miradas en el próximo sorteo del Niño.

 

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg

 

compramostucoche.es