Un año más la imagen de San Antonio Abad Salió en procesión desde el Santuario del Ecce Homo hasta la glorieta situada frente al Museo de Arte Sacro, donde tuvo lugar la bendición de los animales, que acudieron con sus dueños para cumplir con la tradición.

 Los animales domésticos que acudían antaño a este acto religioso de larga tradición en Bembibre, han ido dejando su sitio a las mascotas, que ahora cobran protagonismo. Después de regresar la procesión al Santuario dio comienzo la misa, durante la cual tuvo lugar la bendición de los panes. Unos panes que, como manda la tradición, fueron posteriormente consumidos en muchos hogares bembibrenses.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.