Natural de Espina de Tremor, Angelita Rebollo es una de las investigadoras más prestigiosas de nuestro país. Desde hace 15 años dirige un equipo de investigación en la Universidad Pierre et Marie Curie de París, que ha logrado grandes avances en la lucha contra uno de los tipos de cáncer de mama más agresivos y difíciles de curar. Gracias al descubrimiento de una molécula, a la que denominó Pep-10, se ha abierto una nueva puerta de esperanza en la curación de esta terrible enfermedad. Las pruebas en animales han dado buenos resultados, por lo que muy pronto dará comienzo una segunda fase de ensayos clínicos, ya con personas.

El camino no ha sido fácil. Ella misma nos lo cuenta en este artículo:

Era el año 1987, acababa de leer la Tesis Doctoral y decidí que quería dar un cambio a mi carrera científica: deseaba hacer una estancia Postdoctoral en un laboratorio extranjero y empezar a trabajar en otro tema diferente al de la tesis. En aquel momento, lo que mas me atraía era la Inmunológica. Y así fue como unas semanas mas tarde dejaba el Departamento de Microbiología de la Facultad de Biología para incorporarme al Centro de Investigaciones Biológicas (CIB) en Madrid. Esta primera estancia me permitió empezar a familiarizarme con nuevas técnicas y nuevos proyectos, que me serian muy útiles en el futuro.

Después de un año en el CIB di el salto al Instituto Pasteur de Paris, donde continue trabajando en Inmunológica y factores de crecimiento celular. Tengo muy buenos recuerdos de esta larga estancia Postdoctoral de casi 6 años, aunque también tengo que decir que la adaptación no fue fácil a causa del idioma.

Llegaba el momento de decidir si quedarme definitivamente en Paris, volver a España o cambiar de país para hacer otra estancia Postdoctoral. La elección no fue fácil, decidí hacer una estancia corta en el Massachusetts Institut of Technology (MIT) en Boston antes de volver a España, donde me incorpore al Departamento de Inmunológica y Oncología (DIO) en el Centro Nacional de Biotecnología (CNB) como investigador independiente. Esta vez lo que me proponía era responder a la pregunta de por que una célula se vuelve tumoral, y mas importante aun, como deshacerse de ella. Esta estancia en el CNB se alargo casi 7 años y la alterné con estancias cortas en centros como el Institut Cochin de Paris o el Ludwig Institut for Cancer Research en Bruselas. Estando todavía en el CNB, mis últimos meses, me presente en Paris a una plaza de Director de Investigación del Inserm (Institut Nationale de la Sante et la Recherche Medicale) y con un intervalo de una semana a una plaza de Colaborador del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). Una semana mas tarde sabia que había conseguido las dos plazas. Y otra vez el dilema de decidir, en este caso no fue difícil, decidí volver a Paris.

A principios del año 2002 me instale en Paris, en el Hôpital Pitié Salpêtrière y la Facultad de Medicina Pierre et Marie Curie, donde me encuentro actualmente desde hace 15 años. Esta segunda llegada a Paris fue mas fácil. Tengo que reconocer que las condiciones en que volví a Paris fueron las optimas: laboratorio montado, proyecto financiado, equipo etc.

Fue en 2014 cuando decidí empezar una nueva aventura profesional y empresarial, creando una compañía, PEP-Therapy, dedicada a seguir el desarrollo clínico de un medicamento contra el cáncer de mama que veníamos desarrollando durante aproximadamente los últimos 5 años. Esta aventura me apasiona, aunque tengo que dedicarle muchísimo tiempo. Estoy viendo la ciencia desde el otro lado, no desde el lado de investigador, desde el lado hospitalario. Y son dos mundos complementarios, pero bien diferentes.

El camino para llegar hasta aquí ha sido duro, largo y laborioso. Siempre me digo que nunca se sabe como de fuerte eres hasta que descubres que ser fuerte es tu única opción para superar los baches, los problemas y los contratiempos no esperados, que dicho sea de paso, son muchos. Ser una persona optimista, tenaz y trabajadora me ha permitido llegar donde estoy en este difícil camino de la investigación medica. Espero que la aventura que acabo de empezar llegue a buen puerto y que todas las mujeres puedan beneficiarse de este nuevo tratamiento que promete ser mas selectivo, mas especifico y sin los efectos secundarios devastadores y agresivos de la quimioterapia que todos conocemos.

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.