La lluvia privó a la Semana Santa bembibrense de una de sus procesiones más destacadas y concurridas: la procesión del Santo Cristo de la Agonía, conocida popularmente como la procesión del Silencio. La Cofradía del Santo no pudo sacar el paso de Jesús en la cruz que representa los últimos momentos de Cristo, ante las condiciones meteorológicas adversas que, una vez confirmada la suspensión, quiso la casualidad que comenzaran a mejorar hasta dejar por completo de llover.

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.